viernes, 13 de febrero de 2015

¿ SOS VIDENTE ?

Cuando alguien me hace esta pregunta, siempre respondo, si gracias a Dios puedo 
verte. Cuando la persona insiste en la pregunta y si la situación facilita un diálogo
 hablo un poco sobre esa capacidad inherente a todo ser humano.
Esta no está regida por la razón, sino por la Intuición, Sexto Sentido o como 
elijamos llamarlo, en muchos niños se expresa claramente el "don" cuando los 
vemos jugando o hablando con alguien, preguntaremos con amabilidad con quienes
habla o con quienes juega. Tengamos en cuenta que los chicos no tienen todavía armados los filtros de lo "políticamente correcto" y se expresan con sinceridad, también pueden ver
espontáneamente el Aura de las personas y reaccionar frente a ellas, pero a partir de 
los 6 u 8 años van perdiendo esta capacidad y lo olvidan, es perturbador.


Muchos estudios apuntan directamente al inmenso poder de la Glándula Pineal, representada por los Hindúes como AJNA o Sexto Chakra. 


Ella nos abre un acceso directo a otros mundos, otros tiempos y a eventos futuros. 
En un entorno facilitador esta capacidad de ver o incluso oir -clariaudiencia- ciertos
mensajes que nos anticipan hechos está más desarrollada que en otros medios
donde se lo vincula con la magia, la brujería o lo paranormal.

El clarividente, rara vez dice que lo es. 

Tener desarrollada esta capacidad es un trago amargo, ya que algunos
hechos futuros se perciben con mucha nitidez y al producirse la persona cae en una 
 culpa atroz, por lo cual muchos resignan este don al  sentirse responsables.
Las personas clarividentes no ven en este don un privilegio, sino una condena. 


Aunque haya muchas formas de estimular al 3er ojo, mediante escencias, brebajes,
tisanas, respiración, estados alterados de conciencia, etc. La videncia no viene
cuando la provocamos, ella tiene su tiempo y se puede presentar súbitamente
durante un estado de ensoñación, contemplación o sueño profundo.

Hay que diferenciar a quienes pueden utilizar esta herramienta de retro o precognición
con fines terapéuticos y moderadamente, o a quienes utilizando la sugestión o el
estado de vulnerabilidad de la persona apelan a frases genéricas como........

" ...Vos estás atravesando un período de confusión......no superaste una pérdida,......
Estás preocupada por una enfermedad.....trabajo, amor........etc.



Nuestro lenguaje corporal, la forma de vestirnos, lo que llevamos, la expresión y muchos otros factores, siempre van a mostrar aspectos de nuestra circunstancia vital y es
fácil acceder a ellos para una persona que tiene el hábito de trabajar con energías.

Si la persona "vidente" que acierta con una de sus sentencias no precisa la situación
le preguntaremos más datos, que describa exactamente lo que ve.
Si previamente consultó algún familiar o amigo someteremos a análisis la información
ya que se pueden haber filtrado datos personales. 


Finalmente la VIDENCIA es una capacidad que todos podemos desarrollar y expandir.
Está latente y a la espera de nuestra voluntad o coraje para abrir este cofre de tesoro o
caja de Pandora. Si no se manifiestan durante la vigilia, apelemos siempre a los 
SUEÑOS, en ellos al igual que en los Viajes Astrales o la Visión Remota
podemos surcar tiempo, espacio y anticiparnos a un tiempo futuro.
También empleando la práctica de la Meditación o Sueños Lúcidos.

Hay que tener mucho cuidado con las trampas que nos pone la sugestión y la
necesidad de que alguien nos diga lo que necesitamos oir. No olvidemos que con
esa predisposición, buscamos alguna solución mágica y ya perdemos el sentido crítico.
Si el vidente anticipa un accidente, tragedia o un desenlace trágico, seremos muy
cuidadosos con esta información, ya que nuestra sugestión nos predispondrá
a caernos, enfermarnos o a tomar decisiones peligrosas
En Psicología la PROFECIA AUTOCUMPLIDA es más común de lo que se cree.

Cuidado con prestarnos a una trampa que a veces puede 
ser letal, tanto para nosotros como para nuestra familia. 


Hay material de sobra para investigar estos apasionantes temas.









No hay comentarios:

Publicar un comentario