domingo, 15 de febrero de 2015

EL PODER DE LA VOZ

La Voz para muchos místicos y filósofos es la manifestación sonora del Espíritu.

Hay voces monocordes, ásperas, dulces, seductoras, armónicas, inseguras o rígidas,
porque ella actúa como vehículo de nuestra emoción o de nuestra desconexión.
Si aprendemos a escuchar el sonido de la Voz, obtendremos rápidamente datos
acerca de una persona. La voz fluye y a no ser que sea la voz entrenada de un
vendedor o de un locutor, ella lo hace con sinceridad y sin filtros.

De  manera que en el primer registro de la Voz del otro, nos surgirán estados de
tranquilidad o tensión, de interés o aburrimiento, de alegría o angustia.

La voz es sumamente poderosa, esto que nos pasa desapercibido nos condiciona
enormemente a la hora de elegir a un líder religioso, político o de cualquier ámbito.
Escuchamos y habla bien, entona bien, se expresa bien, está calificado.
Lo primero que entrena un líder es su Voz, porque sabe de su poderosa influencia.


La voz se nutre del elemento Aire, se procesa en el interior y al salir produce un
 efecto en el otro, es importante aprender a escucharnos y a escuchar.
Si sentimos que nuestra voz no resuena lo suficiente, podemos trabajar con ella, 
podemos mejorarla, desbloquearla y expandirla, esto favorecerá nuestra autoestima
y nos dará una noción de seguridad en cada palabra que digamos.

Las palabras también son poderosas, pudiendo desencadenar en un segundo 
un sinfín de estados anímicos en una cascada imparable.

Volviendo a nuestra voz ella resonará primero en nuestros oídos entonces es 
escencial amarla, aceptarla como un elemento valioso de nuestra expresión.


Si nos sentimos muy bloqueados en la expresión, podemos empezar a cantar.
Y no calificaremos nada como apto o no apto, no es un concurso es liberar la expresión.
Muchas emociones al quedar atoradas producen primero irritación en la garganta,
luego tos, la tos es una especie de ladrido ante algo que nos genera bronca.
La voz en general se bloquea ante pensamientos negativos, a veces nos 
descalificamos antes de hablar o sentimos que eso que vamos a decir no es
importante y eso es justamente lo importante, decir aquello que queremos decir.



Alejandro Jodorowsky nos enseña algunos trucos para 
liberarnos de esos pensamientos recurrentes, negativos 
que censuran nuestra expresión.

Es un ejercicio muy simple basado en la repetición de vocales durante más de
un minuto, para ello respiraremos profundamente y repetiremos cada vocal hasta
vaciarnos. Es aconsejable cerrar los ojos y percibir cómo resuena cada vocal imaginando 
que esta se expande primero en el cuerpo,  luego en tu país, en el mundo en tu planeta,
 en todo el Universo y finalmente en todas las Galaxias. 

A actúa sobre el cráneo, sobre todo lo alto, 
la garganta y los pulmones.

E tonifica y estimula el funcionamiento de 
la glándula tiroides

I  te libera del ego y facilita una distensión en la cara, 
como una pequeña sonrisa

O te expande lo profundo del abdomen y abre todo lo 
que tenga que ver con lo creativo.

U es estimulante, penetra profundamente en el abdomen
 y renueva la energía vital, recomendable
 para cuando sentimos cansancio.




CUANDO LLEGUES A LA O, AGREGALE UNA M, QUE ES LA 
SILABA SAGRADA HINDU QUE ALUDE AL ORIGEN DEL UNIVERSO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario