sábado, 14 de febrero de 2015

LOS COLORES VIBRAN

Si basamos nuestra experiencia sólo en el ojo humano somos capaces de percibir 
cerca de dos millones de colores diferentes, dependiendo de la intensidad 
de sus tonalidades, lo cual no es un dato menor.
Pero los colores además del impacto visual emiten una vibración y la podemos 
reconocer, aunque no siempre conscientemente a través de la dermovisión, es decir 
de las señales que nos envía la piel.
Este conocimiento se agudiza más en las personas no videntes, aunque hay técnicas 
para desarrollarla.



Cada color vibra y nos envía señales sobre nuestros estados de ánimo.
Esto es fácilmente comprobable, en una lectura de TAROT, aunque el consultante 
baraje, corte o mezcle 10 veces las cartas de acuerdo a su emoción, elegirá 
algunas que tengan que ver con la esperanza o con el pesimismo, 
con la alegría o con el dolor.


Los colores vibran y trasmiten o despiertan sensaciones distintas, aunque claro
está las connotaciones del color no serán las mismas en Argentina que en China.
Todas se ligan a una cultura, tradiciones, religiones y Rituales.

Los Blancos, nos ayudarán a purificar o limpiar pensamientos, sacar bloqueos
y obstáculos, es la intención empezar un nuevo camino sin influencia del 
pasado. Es un color que nos invita a poner en claro el objetivo. 

En general los Amarillos transmiten alegría y están relacionados a la calidez
y a la vibración del Sol. Son los que buscaremos en momentos de confusión o
decaimiento. Nos aportan iluminación y confianza.

Los Naranja, nos encienden con la misma energía creadora del Sol, pero nos
conectan a una segunda fase, la concreción de un proyecto, necesitamos afianzar
algo, avanzar un paso más, este será el color que nos aportará el optimismo y
el empuje necesario para concretar un sueño.

El Rojo es un color muy activo que potencia la emoción, pero seremos prudentes
porque si el estado es de ira, no es aconsejable. Se lo asocia con la pasión y con
la sangre, también con el amor y con el  elemento fuego. 
Previamente al uso del rojo, tendremos en claro que la emoción sea sana.


 Los Verdes son colores que necesitaremos en situaciones de enojo o de ansiedad,
sirven para conectarnos con la energía vital en constante transmutación.
Nos ayuda a aceptar la vida en su fase más dinámica, con constancia y sin
temor afrontaremos un cambio necesario.  Renovación y esperanza es
la vibración del Verde.

Azul para la salud, para bajar los decibeles de la ansiedad. Para conectarnos
con la elevación del cielo o la profundidad del Mar. Para hacer un viaje al 
interior de nosotros mismos y decidir desde la calma. 

Los Violetas, son el resultado de la fusión del más cálido con el más frío de la escala.  
El violeta, color asociado siempre al deseo de transformación.
Este es un color al que recurriremos cuando necesitamos hacer un cambio
profundo con esperanza y optimismo. 

El Negro puede estar asociado al duelo y a la tristeza, pero también a la búsqueda de
 protección y al misterio. No es un color expansivo como el blanco, es un color
que condensa energías, tanto favorables como negativas.
En Oriente se lo asocia al dinero y tiene una connotación mas favorable. 


 Los Colores vibran y son importantes, no sólo para nuestra ropa, sino para los objetos 
a los que accedemos con más frecuencia, es importante tener a la vista objetos que 
nos aporten la vibración que necesitamos, sobre todo en los lugares de trabajo en 
donde transcurre el mayor espacio de vigilia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario