lunes, 16 de febrero de 2015

EL COLOR DE LAS VELAS Y SU SIGNIFICADO

 El elemento fuego es un elemento dinámico en perpetuo movimiento, cargado de una energía que puede ser tanto destructiva como favorecedora de la vida. Desde nuestra 
memoria ancestral el fuego ha permanecido como un elemento que da calor, luz y ahuyenta a los predadores. La calidez del fuego muchas veces nos convoca a estados 
de contemplación, sobre todo cuando hace frío o estamos bajos de ánimo.
La luz de una vela no parece trascendente, hasta que nos quedamos sin luz.



Llevar luz a un lugar, significa también alejar el temor, disipar la sombra, 
concentrar nuestros pensamientos y propiciar un estado de serenidad y autocontrol.
Los hindúes utilizan la simple luz de una vela para activar el funcionamiento 
de su Glándula Pineal y mejorar sus visiones y sueños.

Solemos hacer pedidos invocando el poder de esa Luz y activando la energía del fuego.
Dilatamos ese tiempo de luz, utilizando velas, cuyos colores varían de acuerdo a 
cada pedido, aunque también es aconsejable encender velas simplemente para agradecer 
o proteger al lugar de energías negativas.
En el Zodíaco encontramos al elemento fuego en tres signos Aries, Leo y Sagitario.

VELAS BLANCAS


En Magia se la considera un color neutral.  Encendemos una vela blanca para 
canalizar buenos propósitos, con la intención de paz, de buenos deseos, de llevar alivio 
alejar la confusión. Es especial cuando queremos limpiar estados de enojo y aplacarnos
en la intimidad de nuestro Ser, encenderemos una vela blanca por alguien a quien no
vemos y le deseamos el bien, esa llama hará que nuestra intención viaje y llegue.


VELAS AMARILLAS

El amarillo es el color del emprendimiento, queremos llevar a la acción un propósito,
un negocio un proyecto, entonces pedimos iluminación y ayuda divina.
Que se faciliten acuerdos e intercambios, que fluya la energía creadora para
que nuestro proyecto sea próspero y abundante.
En un sentido más místico se lo relaciona con Mercurio, el Mensajero de los Dioses
y con el poder del Sol.

VELAS NARANJAS

Las velas naranjas le dan continuidad a lo que iniciamos con las amarillas, si 
pensamos en afianzar nuestro negocio, si necesitamos expandirnos y crecer o
ascender encenderemos una vela naranja.
Ellas aportan el optimismo y el empuje necesario para avanzar, nos evocan
también la energía solar y son muy estimulantes para activar acciones.

VELAS ROJAS

Siempre ligadas a los pedidos de amor, deseo y fertilidad. Nos evocan el color de la 
sangre y el latido del corazón, son estimulantes tanto para la pasión como para la ira.
Rojo es el color de Marte, el dios de la guerra y la lucha.
De manera que chequearemos primero que emoción nos anima.  En otras 
cuestiones una vela roja invoca la audacia y el valor de tomar decisiones para
expandirnos tanto en lo material como en lo afectivo. 



VELAS ROSAS

Ellas portan la energía de Venus, para pedidos de amor y amistad se enciende una
vela rosa. Evoca sin pasión al chakra corazón y activa lo mejor de nuestros
sentimientos. También estimula la creatividad y le da al empuje la serenidad y
la templanza necesaria para avanzar con éxito.
Rosa es el color del amor en armonía y que va más allá de lo sexual.

VELAS AZULES

El azul nos anima a bajar la ansiedad y afianzarnos en las relaciones humanas.
Estimulan el buen diálogo y la negociación, también los estudios.
Cuando invocamos la estabilidad emocional y material, encenderemos una vela
azul. También se la asocia con la protección frente a la adversidad y a pedidos
de salud sobre todo mental.

VELAS VERDES

El verde se asocia a la vida y a su renovación constante, si necesitamos recuperar
nuestra esperanza encenderemos una vela verde. Se la suele utilizar para pedir
fertilidad, suerte en los negocios, constancia y optimismo.
También induce a estados de calma y creatividad, potencia la intuición e
invoca pedidos de salud. El verde representa a la vida en su generosidad, darnos y
dar una nueva oportunidad.

VELAS MARRONES

Con las velas marrones pedimos conectarnos a la energía de la Tierra, necesitamos
constancia, perseverancia y tenacidad. También se la utiliza en rituales
de protección para nuestra familia, amigos y mascotas.
Ayuda a concentrar nuestra energía en un objetivo y a evitar los excesos.
Con las velas marrones pedimos concentración, perseverancia y sensatez.

VELAS DORADAS

Con ellas invocamos a la energía solar, las encenderemos cuando necesitamos
darle un gran impulso a nuestros proyectos apelando a las fuerzas del Cosmos
y a nuestra propia iluminación, tienen un sentido más místico que las
velas amarillas. No sólo necesitamos expandir, también pedimos ser mas sabios, 
más generosos y saber administrar con justicia aquello que tenemos.
Se pide generosidad, se da con generosidad apelando a nuestra sabiduría.


VELAS PLATEADAS

Cuando estamos en conflicto,  iniciamos un juicio o estamos en un brete legal,
apelaremos a las velas plateadas, ellas refuerzan todo pedido de justicia.
Simbolizan tanto al bien como al mal en constante lucha.
También invocan protección para nuestros bienes y seguridad para
nuestras familias. 
Nos equilibran en estados de tensión e incertidumbre. 

Hay otras velas combinadas que son ofrendas para distintos Santos o Devociones
pero sea cual sea el pedido, la vela se encenderá en un lugar seguro, lejos de corrientes
de aire o de líquidos inflamables, preferentemente sobre un plato o en un candelabro de
buena calidad.
Es más propicio el pedido si se enciende la vela con un fósforo y hay que mantenerla 
encendida hasta que se agote.


No hay comentarios:

Publicar un comentario