domingo, 8 de febrero de 2015

CORAZON DELATOR y el TRASPLANTE

La Ciencia limita la explicación de muchos interrogantes que han 
inquietado a la Humanidad durante toda la Vida 

¿ Dónde reside el Alma humana ? 

Para el mundo clásico la sede del Alma humana era el Corazón, 
esa era la visión de Aristóteles que también sostenía que éste era el órgano 
más importante del Cuerpo ya que él le aportaba a las decisiones racionales la 
coloratura emocional o moral.
 Muchos místicos sostuvieron lo mismo y así llega hasta hoy la representación 
del Amor como Corazón, el más puro sentimiento capaz de unir a las personas.  
Es que él nos aporta una valiosa información Intuitiva y extrasensorial, acerca de 
la realidad, decimos que tenemos una Corazonada, cuando tenemos la certeza 
sobre algo que está por pasar y generalmente pasa. Cuando un amor no es 
correspondido decimos que tal o cual persona le rompió el Corazón.
O sentimos que alguien que conocemos tiene un buen o mal Corazón, a veces 
inducimos a los demás a que hagan algo desde el Corazón, porque ya delegamos
en él una sabiduría, una inteligencia y sus memorias, que al no poder 
verbalizarlas las hace fluir en corrientes o impulsos nerviosos.

Y es que las NEURONAS no sólo residen en nuestros cerebros, también 
se hallan en nuestro Corazón que tiene su propia red neuronal, recibiendo, 
decodificando y transmitiendo información en forma continua desde el mundo
 externo hacia nuestra Conciencia.

El Corazón se liga estrechamente a la INTELIGENCIA EMOCIONAL.


La percepción de la sabia inteligencia del Corazón es universal

Sin embargo desoyendo la voz de poetas, filósofos e intuitivos la medicina 
moderna parece soslayar al corazón y restringir al cerebro 
el flujo de nuestras emociones.

¿Y no sería posible que ambos órganos cooperaran desde siempre ?

Porque resulta ser que los problemas en el Corazón también  
afectan nuestra capacidad para sentir  y viseversa.

¿Qué pasa en muchos trasplantes de Corazón?



  GARY SCHWARTZ Psicólogo de la Universidad de Arizona estudió los
 cambios en la conducta de pacientes que han recibido un transplante cardíaco, el 
sostiene que el Corazón está dotado de inteligencia, tiene memoria 
y habilidades extrasensoriales. 
Afirma que hay casos en los que el transplantado experimenta cambios en su 
personalidad que corresponden al donante, tal es el caso de James Clark, él se define 
como un tipo sin emociones, sin embargo despues de someterse a una cirugía 
recibe el corazón de un donante.
Al poco tiempo le viene a la mente la idea de escribir y lo hace en forma de poesía, 
su esposa refiere que él nunca había tenido este tipo de comportamiento.
Al ponerse en contacto con la familia del donante, ellos se conmueven al escuchar
 esta historia y aseguran que quien donó el corazón era un entusiasta escritor 
de poesía, un hombre sensible.

Gary Schwartz sostiene la teoría de la retroalimentación recurrente, 
esto es el continuo flujo de información que se desplaza desde el 
cerebro hacia el corazón y otros órganos en forma recurrente 
y afirma que si tengo la habilidad de escribir por la química celular y mis 
impulsos eléctricos el cerebro le provee esa información al corazón 
 y este la guarda en sus memorias.





El corazón tiene sus memorias, de amor, de dolor, de inspiración,
 de deseo, pensemos cómo alimentamos al nuestro.

Otro caso me viene a la memoria y es el de un joven también trasplantado que 
poco tiempo despues empezó a andar en moto, a escuchar rock y a comer algo 
que detestaba, pimientos verdes. La familia de este muchacho, también se puso en 
contacto con la familia del donante ya que él creía que se había vuelto loco, pero 
la razón era más simple.
El donante había muerto en un accidente mientras andaba en su moto, 
le fascinaba el rock y amaba comer pimientos verdes. 

Cada célula, cada órgano y fibra muscular guarda sus memorias, ninguna
emoción pasa por nuestra vida sin dejar rastros en ella, rastros que
tal vez cobren vida despues de la vida. 




CONSULTAS en

CIUDAD DE BUENOS AIRES

VIA SKYPE O HANGOUT

a canaj82@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario