domingo, 15 de febrero de 2015

FACEBOOK Y EL EFECTO "HALO"

El Facebook puede ser adictivo, porque nos aporta en un breve tiempo un sinfín 
de imágenes, en ellas se explayan los vínculos o lo que calificamos amigos,
 familia, conocidos, etc. Dale like, y de acuerdo a la cantidad también 
consideramos que alguien goza de cierto éxito social por lo tanto 
es POPULAR.
Decimos..... Uy tiene 1000 amigos en FB !! 





En FB aportamos muchos datos personales, pero en forma selectiva, nuestros
 gustos,  estudios, salidas, preferencias, actividades o viajes.
Rara vez uno se expone o se muestra en sus aspectos más odiosos, aunque hay 
excepciones y puede funcionar como una especie de catarsis social, virtual, pero 
social al fin. Uno cree que hay alguien del otro lado y realmente a veces lo hay.
Creemos que estamos relacionados y en verdad lo estamos, pero desde la 
realidad selectiva y solitaria de nuestro monitor, mostramos o husmeamos
 la vida de otros, sobre todo en su aspecto o en su apariencia y así juzgamos.

Una persona bella  tendrá más acceso al éxito, buenos vínculos, 
a una familia mejor conformada y hasta le atribuímos cualidades bondadosas.
Por el contrario, una persona de mal aspecto será la que no acceda a 
mejores oportunidades, su vida estará signada por la resignación o el 
fracaso y sus vínculos serán más conflictivos.

Ese es EL EFECTO HALO.


No saber elaborar un juicio desvinculado del prejuicio. 

Se han hecho varios estudios acerca de este poder de la imagen y los resultados son 
asombrosos, pero esto no es nuevo. En un debate memorable entre el presidente 
Kennedy y Nixon 70.000.000 de personas que lo vieron por televisión, aseguraban
 que Kennedy había ganado ampliamente, en cambio las personas que lo escucharon 
por radio asumieron que Nixon había ganado el debate.

Desde entonces, muchos psicólogos han profundizado en el conocimiento de 
 UNA IMAGEN VALE MAS QUE MIL PALABRAS.

En el auge de las selfies y los usses, la imagen es lo que cuenta, ver para creer.
Lo que vemos es lo que es y así vamos, prejuzgando.

Es un viejo programa de supervivencia que nos han legado nuestros ancestros.
Aprendimos que las personas más bellas eran las mas fértiles, sanas y
dotadas para procrear a la raza humana, que necesitaba perpetuarse.

Desde entonces no hemos actualizado la info, deberíamos.

De tanto en tanto aparece una Susanne Boyle, para recordarnos que
no todo es lo que parece. O que el mito del patito feo no es un mito. En fin.



Pero eso si, es muy reconfortante ver una buena transformación como la de la 
conocida Betty la fea, que a fin de cuentas de fea no tenía nada. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario