lunes, 21 de marzo de 2016

OTOÑO, Vientos de Cambio


 
Decir OTOÑO, nos provoca cierta melancolía de fin de verano, los días 
comienzan a acortarse, las hojas a cambiar sus colores para finalmente
caer de los árboles, el verde se transforma gradualmente en amarillos, naranjas, 
ocres y marrones y comienza a sentirse la energía renovadora del viento.
 Alguna llovizna y cielos nublados entibian los rayos de Sol que parece 
retraerse a las horas de la mañana y el mediodía, lentamente hará su presencia
el INVIERNO y con él los días serán más fríos y las noches más largas todavía.


Un ciclo termina y otro se inicia y con él un letargo necesario para la Tierra
que ha dado generosamente todos sus frutos. Buen momento para honrarla
con un pequeño altar que contenga una canasta con algunos de sus frutos
y semillas. Velas amarillas, naranjas y marrones le darán calidez y ramas
de ciprés, romero y salvia serán la ofrenda de gratitud por ser la Madre 
Tierra fuente de vida y amor incondicional. 

El aire frío nos apura el paso y volver a casa es volver al nido.
 

Reina una especie de quietud en el cuerpo que renueva permanentemente el 
aire frío y la emoción nos invita a pensar en lo fugaz del tiempo, en los
cambios inevitables y en que todo ciclo debe terminar para que otro inicie.

Este es el mensaje del otoño dejar atrás lo que debe quedar atrás, despojarse
de todo aquello que ya no es necesario para seguir este viaje.

OTOÑO significa que "viene la plenitud del año", y
con el la maduración y la contemplación de todo los frutos de la ilusión y 
del esfuerzo hasta ahora cosechados. La gratitud será una diaria ración de Miel
y un aliciente para cambiar todo aquello que haya que cambiar. 
Para la Medicina China el otoño obliga al PULMON a trabajar
cuanto mejor coordinado sea el trabajo de la respiración, mayor será
la energía para enfrentar los cambios que se avecinan. 




La vida es movimiento, cambio, transformación. La Tierra sigue su
labor alimentando la vida de los bulbos que florecerán en PRIMAVERA.
Y otro nuevo ciclo de renovación se iniciará.

miércoles, 9 de marzo de 2016

PALO SANTO

Una bendición de la Madre Naturaleza. la Bursera Graveolens es un
 árbol procedente de la región de Perú y aledaños, para que su uso sea 
ritual el árbol debe morir naturalmente y someterse a un proceso de
 limpieza y secado de entre 4 y 7 años. Solo así será utilizado en 
distintas ceremonias tal como lo hicieron los Incas.


Su aroma es esquisito y promueve estados de paz y relajación.

Aleja energías negativas y libera al lugar de discordias.

Facilita la apertura de las vías respiratorias, inhalarlo
alivia los resfríos y gripes de invierno.

Mejora considerablemente el ánimo en estados de
cansancio y alivia los dolores de cabeza.

Su humo ahuyenta a los malos espíritus.

Se puede fabricar una loción colocando pequeños
trozos y dejándolo macerar en alcohol que sirve para
aliviar dolores musculares y reumáticos.

Sus cenizas pueden ser utilizadas para curar heridas.

También ahuyenta insectos como moscas y mosquitos
y genera siempre un ambiente sereno.

MODO DE USO


Siempre es conveniente cortarlo en pequeños trozos
para aprovechar al máximo la madera. Luego se deben
elegir algunos trocitos y colocarlos en un plato de metal
o un sahumador de cerámica. No es necesario encenderlo
con carbón, con solo encender un trocito (si la madera no
tomó humedad) se extiende el fuego hacia el resto.
Se deberá hacer esto con sumo cuidado y en lugar seguro.

Se puede soplar un poco y hacer la limpieza del lugar
recitando una oración, un mantra o simplemente palabras
como salud, prosperidad, paz y protección. 


TE PARA TRES


Las tazas sobre el mantel
la lluvia derramada...
un poco de miel
un poco de miel
no basta

El eclipse no fue parcial
y cegó nuestras miradas
te vi que llorabas

te vi que llorabas
por él

Te para tres
Un sorbo de distracción
buscando descifrarnos
no hay nada mejor 
no hay nada mejor 
que casa

Te para tres

SODA STEREO

lunes, 7 de marzo de 2016

SUFRIMIENTO AMPLIO ESPECTRO

Cuenta la leyenda que cuando Fleming se fue de vacaciones dejó el laboratorio hecho un asco y al volver se encontró con que todos los portaobjetos, las pipetas y hasta las mesadas de mármol se habían llenado de hongos. Gracias a eso, dicen, descubrió la penicilina. Y gracias a eso, también, su mujer pudo enunciar la ley del alcance del sufrimiento femenino.

Estimulada por los vapores de la lavandina, mientras limpiaba la mugre verdosa del laboratorio y las dos horas de descaso que había logrado en las vacaciones se le escurrían bajo el trapo rejilla, la señora Fleming pensó que el sufrimiento es como los antibióticos: cubre un amplio espectro de posibilidades y recién se hace evidente cuando todo está podrido.


Por su descubrimiento, Alexander Fleming recibió el premio Nobel y el título de 
Caballero de la reina. La mujer de Sir Fleming, en cambio pasó a la historia como la sucia que no lavaba las pipetas.

La anécdota no hace sino confirmar la omnipresencia del sufrimiento femenino,el hecho de que todas sufrimos por todo y todo nos hace sufrir.
Como dice el poeta:

El padecimiento femenino tiene razones que la razón desconoce.


Sufrimos porque nos faltan motivos para sufrir o porque nos sobran.
Sufrimos por nosotras y por los otros.
En silencio o a los gritos, quietitas o convulsas, debajo de un zócalo o en medio de una murga, solas o acompañadas y sin embargo solas...las mujeres manifestamos nuestro dolor según nuestra personalidad y nuestro estilo.
Lo importante es entender que:

El sufrimiento es el resultado de un arte cultivado a lo largo de toda la vida.



de "La máquina de sufrir" de Liliana Escliar, un libro que no puede faltar en
tu biblioteca y en tu vida

DEPRESION Post parto

Ser madres es una experiencia íntima, personal y presenta
variaciones según la historia de cada uno, pero hay algo que se
repite en muchos casos, la fluctuación de las emociones.
Estan irán desde el amor y la alegría (en el mejor de los casos)
hasta la ira, la tristeza o un miedo desconocido.
Y es que tanto el cuerpo como la mente materna sufren enormes
transformaciones y la vida nunca será la misma.

En este contexto vamos a pensar a ese monstruo tan temido
la depresión puerperal o post parto. 

La depresión post parto suele presentarse entre las 3 semanas 
siguientes de haber dado a luz, aunque algunos autores estiman que
 puede presentarse a los pocos meses o hasta un año despues. 
Las causas no sólo tienen su génesis en la abrupta caída hormonal, 
también hay factores que predisponen o intensifican todos sus síntomas.

¿ Cuáles son los síntomas de una DPP ?


También son variables pero hay una inestabilidad emocional
frente a la nueva experiencia y un temor a no ser lo suficientemente
aptas o buenas para cuidar de la vida del bebé.
Puede haber cansancio, debido a las alteraciones en el tiempo de
sueño (que siempre está ligado al sueño del bebé), miedo y
nerviosismo. En algunos casos ese miedo se transforma en un
estado depresivo y aparece el llanto fácil y una preocupación
excesiva por todo. 

Puede haber desconexión, apatía, falta de interés en cosas
que antes producían placer y desorganización.

Durante el período de gestación el bebé estaba en un medio 
seguro, pero al salir de él aparecen todos los temores frente
a su fragilidad. La idea que algo pueda pasarle en este medio
externo puede ser abrumadora, especialmente en mamás primerizas,
un estado de ansiedad o de agitación pueden aparecer frente
a los llantos del bebé. La falta de un sueño reparador, el 
stress sostenido durante el embarazo también debilitan el
equilibrio emocional, por eso es fundamental que la mamá
reciba ayuda, contención y apoyo para transitar este período.


Factores que agravan una DPP

Ser madre soltera o viuda supone una falta de apoyo importante,
la obligación de tener que trabajar, los problemas de pareja o
antecedentes de estados de ansiedad o depresión previas, 
que pueden incrementarse o reaparecer en esta etapa.

Tener otros hijos especialmente si son chicos puede también
ser un factor stressor, porque hay celos y discordias frente
al recién llegado. Una enfermedad previa, secuelas del parto, 
o una enfermedad del bebé, etc.

IMPORTANTE

Es importante destacar que hay grados de DPP moderados,
serios o graves. En esto hay que hacer una evaluación diagnóstica,
si la madre está un poco desconectada puede salir paulatinamente
de este estado, pero si hay ideación suicida,  de autoagresión o de
agredir al bebé hay que pedir ayuda de inmediato.

CONSEJOS

- Evaluar si la depresión es moderada o grave.

- Informarse y saber que es un estado transitorio.

- Hablar sinceramente sobre el tema y pedir ayuda familiar
o profesional, según el caso.

- Tratar de descansar durante la noche todo el tiempo posible.

- Delegar de a poco el cuidado del bebé a personas de confianza
familiares o amigos.

- Buscar una actividad recreativa o física al menos 3 veces
en la semana tratando de recuperar un espacio propio.

- Tratar de reforzar la conciencia de los logros y entender
que no hay manuales y que todo es un proceso de aprendizaje.