martes, 17 de julio de 2018

7 razones para tomar SOL

- Previene y reduce los síntomas de la depresión nerviosa

- Fortalece la estructura de huesos y cartílagos

- Ayuda a mantener la piel y el cabello más saludable


- Previene y reduce la aparición de enfermedades
de los huesos y tuberculosis.

- Ayuda a regular los ritmos circadianos

- Estimula el buen funcionamiento
del sistema hormonal

- Promueve los beneficios de vitaminas
A y D


En definitiva tomar un baño de luz solar siempre es
bueno para mantener un buen estado de salud y
mejorar el ánimo, especialmente durante los
meses de otoño e invierno.


sábado, 12 de mayo de 2018

No llores si me amas







¡Si conocieras el don de Dios y lo que es el Cielo!

¡Si pudieras oír el cántico de los ángeles y verme en medio de ellos!

¡Si pudieras ver desarrollarse ante tus ojos;

los horizontes, los campos y los nuevos senderos que atravieso!

¡Si por un instante pudieras contemplar como yo,

la belleza ante la cual las bellezas palidecen!

¡Cómo!...

¿Tú me has visto, me has amado en el país de las sombras

y no te resignas a verme y amarme en el país de las inmutables realidades?

Créeme.

Cuando la muerte venga a romper las ligaduras

como ha roto las que a mí me encadenaban,

cuando llegue un día que Dios ha fijado y conoce,

y tu alma venga a este cielo en que te ha precedido la mía,

ese día volverás a verme,

sentirás que te sigo amando,

que te amé, y encontrarás mi corazón

con todas sus ternuras purificadas.

Volverás a verme en transfiguración, en éxtasis, feliz!

ya no esperando la muerte, sino avanzando contigo,

que te llevaré de la mano por senderos nuevos de Luz...y de Vida...



Enjuga tu llanto y no llores si me amas!


San Agustín

sábado, 28 de abril de 2018

Esa estrella era mi lujo


..Mordí el anzuelo una vez más
 (siempre un iluso). 
 Nuestra estrella se agotó
 y era mi lujo.



Bang, bang estás liquidado

Patricio Rey y los Redondos

viernes, 27 de abril de 2018

Espada de Damocles

Llega hasta nuestros días esta expresión que tiene
una historia, popularizada por Cicerón.

Y esta nos lleva a un tiempo precristiano
siglo IV en la ciudad de Siracusa, los protagonistas
son el rey Dionisio II y un cortesano Damocles.

Resulta ser que el rey se sentía con frecuencia infeliz
porque a causa de su tiranía tenía muchos
enemigos y vivía en un constante miedo de
ser asesinado.

Pero a los ojos de Damocles, éste vivía rodeado de
lujos y privilegios envidiables, pero lejos de criticarlo
lo adulaba en exceso. Hasta que el rey le propuso
ocupar su lugar. Damocles aceptó.



Fueron muchos los sirvientes que lo acicalaron
y ungieron con óleos y ungüentos propios de
un rey, también llevó sobre su cabeza la
corona y ocupó su trono.

En medio del regocijo de un gran banquete
dado en su honor, Damocles miró hacia arriba.
Justo a la altura de su cabeza pendía una espada
apenas sostenida por finas crines de caballo,
entonces la sensación fue otra.

El miedo lo paralizó, entonces podemos 
suponer que comenzó una cuenta 
regresiva por volver a ser un
simple cortesano.



Y ciertamente todos en algún momento hemos
mirado con recelo a los "privilegiados", pero
no debe ser nada fácil estar en ese lugar
en donde cada decisión cuesta vidas.

Sentir que pende sobre uno la espada de
Damocles es sentir que la vida puede tomar
en fracciones de segundos un giro dramático.
Que todo placer es efímero, que todo es
ilusorio, engañoso y fugaz.

Y que frente a esta sensación no hay antídoto
ni recompensa que amerite tal sufrimiento.