sábado, 12 de mayo de 2018

No llores si me amas







¡Si conocieras el don de Dios y lo que es el Cielo!

¡Si pudieras oír el cántico de los ángeles y verme en medio de ellos!

¡Si pudieras ver desarrollarse ante tus ojos;

los horizontes, los campos y los nuevos senderos que atravieso!

¡Si por un instante pudieras contemplar como yo,

la belleza ante la cual las bellezas palidecen!

¡Cómo!...

¿Tú me has visto, me has amado en el país de las sombras

y no te resignas a verme y amarme en el país de las inmutables realidades?

Créeme.

Cuando la muerte venga a romper las ligaduras

como ha roto las que a mí me encadenaban,

cuando llegue un día que Dios ha fijado y conoce,

y tu alma venga a este cielo en que te ha precedido la mía,

ese día volverás a verme,

sentirás que te sigo amando,

que te amé, y encontrarás mi corazón

con todas sus ternuras purificadas.

Volverás a verme en transfiguración, en éxtasis, feliz!

ya no esperando la muerte, sino avanzando contigo,

que te llevaré de la mano por senderos nuevos de Luz...y de Vida...



Enjuga tu llanto y no llores si me amas!


San Agustín

sábado, 28 de abril de 2018

Esa estrella era mi lujo


..Mordí el anzuelo una vez más
 (siempre un iluso). 
 Nuestra estrella se agotó
 y era mi lujo.



Bang, bang estás liquidado

Patricio Rey y los Redondos

viernes, 27 de abril de 2018

Espada de Damocles

Llega hasta nuestros días esta expresión que tiene
una historia, popularizada por Cicerón.

Y esta nos lleva a un tiempo precristiano
siglo IV en la ciudad de Siracusa, los protagonistas
son el rey Dionisio II y un cortesano Damocles.

Resulta ser que el rey se sentía con frecuencia infeliz
porque a causa de su tiranía tenía muchos
enemigos y vivía en un constante miedo de
ser asesinado.

Pero a los ojos de Damocles, éste vivía rodeado de
lujos y privilegios envidiables, pero lejos de criticarlo
lo adulaba en exceso. Hasta que el rey le propuso
ocupar su lugar. Damocles aceptó.



Fueron muchos los sirvientes que lo acicalaron
y ungieron con óleos y ungüentos propios de
un rey, también llevó sobre su cabeza la
corona y ocupó su trono.

En medio del regocijo de un gran banquete
dado en su honor, Damocles miró hacia arriba.
Justo a la altura de su cabeza pendía una espada
apenas sostenida por finas crines de caballo,
entonces la sensación fue otra.

El miedo lo paralizó, entonces podemos 
suponer que comenzó una cuenta 
regresiva por volver a ser un
simple cortesano.



Y ciertamente todos en algún momento hemos
mirado con recelo a los "privilegiados", pero
no debe ser nada fácil estar en ese lugar
en donde cada decisión cuesta vidas.

Sentir que pende sobre uno la espada de
Damocles es sentir que la vida puede tomar
en fracciones de segundos un giro dramático.
Que todo placer es efímero, que todo es
ilusorio, engañoso y fugaz.

Y que frente a esta sensación no hay antídoto
ni recompensa que amerite tal sufrimiento.


martes, 24 de abril de 2018

ETAPAS DEL PERDÓN


Para concluir, quiero repetir que la curación sólo puede realizarse en el momento en el que uno se perdona. Esta etapa tiene el poder de transformar no sólo nuestro amor hacia nosotros mismos, sino también el corazón y la sangre en nuestro cuerpo físico.
Esta sangre nueva, reenergetizada por el influjo de este amor reencontrado, es como un bálsamo que circula por todo el cuerpo: a su paso transforma y rearmoniza las células. Aun cuando intelectualmente te resulte difícil creerlo, ¿qué puedes perder con probar?
Estas son las etapas del perdón verdadero, que han sido experimentadas por miles de personas con resultados extraordinarios:

1)   Identifica tus emociones (a menudo hay más de una). Toma consciencia de la acusación que te haces a ti mismo o que le haces a otro y de lo que ésta te hace sentir.

2)   Asume tu responsabilidad. Ser responsable es reconocer que siempre tienes la opción de reaccionar con amor o con miedo. ¿De qué tienes miedo? Date cuenta también de que tienes miedo de que te acusen de tener miedo.

3)   Acepta al otro y suéltate. Para lograr soltarte y aceptar al otro, ponte en su lugar y siente sus intenciones. Acepta la idea de que la otra persona se acusa y te acusa probablemente de la misma cosa que tú. Ella tiene el mismo miedo.

4)   Perdónate. Esta es la etapa más importante del perdón. Para realizarla, date el derecho de haber tenido y de tener todavía miedo, creencias, debilidades y límites, que te hacen sufrir y actuar. Acéptate tal y como eres ahora, sabiendo que es temporal.

5)   Ten el deseo de expresar el perdón. A modo de preparación para la etapa seis, imagínate con la persona adecuada en el acto de pedirle perdón por haberla juzgado, criticado o condenado. Estarás listo para hacerlo cuando la idea de compartir tu experiencia con dicha persona te suscite un sentimiento de alegría y de liberación.

6)   Ve a ver a la persona en cuestión. Exprésale lo que has vivido y pídele perdón por haberla acusado o juzgado y por haber estado resentido con ella. Menciónale que la has perdonado sólo si te lo pregunta.

7)   Haz el enlace con un cordón o una decisión ante uno de tus progenitores. Recuerda un acontecimiento similar que ocurriera en tu pasado con una persona que representase a la autoridad: padre, madre, abuelos, maestro, etc. Generalmente será del mismo sexo que la persona con la cual acabas de realizar el perdón.
Vuelve a efectuar todas las etapas con esta persona (la figura de autoridad).
Cuando la emoción sentida sea hacia ti mismo, realiza los pasos 1, 2, 4 y 7.


Diccionario de las Enfermedades emocionales

Louise Hay; Lisa Bourbeau; Enric Corbera; Jacques Martel, entre otros.

Ciática, significado emocional

¿ Quién no conoce o no ha experimentado alguna vez este dolor ?
Poco frecuente en niños, pero común en la adultez y 
relativamente recurrente en la mediana edad.

El nervio ciático es de los más largos del cuerpo y si bien
se inserta en la zona sacra recorre regiones como los
muslos, las piernas, para terminar en el pie.


Puede comenzar con un tirón o con una forma
insidiosa, constante, hasta invalidar a la persona
que siente que todo le duele y que movilizarse
conlleva un esfuerzo enorme.

Significado emocional

La ciatalgia se asocia con temor al porvenir
es muy común en las embarazadas cuya
vida experimentará un gran cambio vital.

No se trata de que el cambio sea bueno o 
malo, se trata de no volver a un estado anterior.
La vida no será la misma, se teme al futuro.

También se asocia con temor a perder el control
sobre lo material y el dinero, algo que involucra
también a creencias erróneas sobre la
importancia de tener.


Lo material no es malo o bueno en sí, pero es
importante amar lo que tenemos ya que ello
nos permite abastecer la materia de la que 
estamos hechos.

Lo material y lo espiritual no se riñen,
nótese que las ofrendas a los Dioses casi
siempre son con dinero o pertenencias
valiosas, ya que en ellas circula una
importante energía humana.

De manera que en primer lugar hay que aceptar
este conflicto, la persona puede temer no ser capaz
de sostenerse materialmente, hay rigidez.

Una vez que aceptes el hecho y hagas el tratamiento
médico adecuado, comprender este significado
emocional enriquecerá la comprensión del
síntoma y te ayudará a resolverlo.