viernes, 9 de febrero de 2018

TU MEDICINA


"....que siempre habrá una cura

una nueva flor,

caricias...."


GUSTAVO ADRIAN CERATI

COLORES SANTOS

¡ Arriba Martín !

A lo largo de la vida escuché muchas expresiones, dichos, refranes
 y como muchos otros considero que ellos tienen vida propia,
 porque han trascendido de quienes hayan sido sus autores
a través de los tiempos llevando en si mensajes profundos
 que expresan sentimientos, esperanzas, deseos,
creencias, intenciones o a veces maldiciones.

Que si las hay las hay, es uno por ejemplo.
Y todos sabemos a qué se refiere.

Que más vale pájaro en mano que cien volando
y todos sabemos por experiencia propia o ajena
de qué se trata.


La cosa es que a través del tiempo (y en eso no
tenemos noción alguna) ellos han circulado de
boca en boca, de una generación a otra y hoy
se sabe que personalidades como Freud han
descubierto en ellos un compendio de
sabiduría popular.

Decir en pocas y contundentes palabras lo mismo
que un texto tedioso es una genialidad.

Lo que mi viejo llamaba una "suprema síntesis"

Así es que en estos tiempos he buscado
infructuosamente el origen de Arriba Martín
y pido a mis eventuales lectores si es que saben
algo sobre este dicho que solía repetir mi mamá,
que aporten algunas palabras.


Yo no sé quién fue el Martín original que inspiró
este dicho, pero si sé que hoy un tocayo necesita
este impulso de vida y desde acá va con la 
mejor de las intenciones.

Que esperamos que sea quien sea
que tenga el don, la habilidad, el conocimiento,
la pericia o lo que haya que tener que haga
posible esta intención.


Y porque al igual que mi gran amor Gustavo este
Martín le ha legado al mundo un tesoro, con su
música, con su pasión y con su entrega.


De manera que ahora más que nunca
decimos a viva voz


¡ ARRIBA MARTIN !!!!!!

Alopecía y desprotección

El cabello que cubre la zona de la cabeza o el pelo que cubre distintas 
partes del cuerpo tiene entre otras cosas como finalidad la protección.

 Por ejemplo el vello sirvió desde tiempos ancestrales
para mantener la temperatura corporal, esto se ve claramente
en el lanugo del recién nacido o en casos de desnutrición
severa o anorexia. Ese fino pelo entre otras cosas ayuda
a que la temperatura corporal se mantenga estable.

Pero una vez que el lanugo cumplió su función
se pierde naturalmente porque el bebé ya se va
adaptando paultatinamente a la temperatura del
ambiente y no lo necesita.

Y así también tanto en anorexias como en casos
de desnutrición severa, una vez recuperado el
peso corporal, el lanugo se pierde.

Con el cabello la historia es otra. 


Ya que el pelo en teoría nos acompañaría el resto
del viaje, aunque a veces y no importa la edad,
notamos zonas claras. 

En este caso la función del cabello es el de protegernos
frente al frío o al calor extremos, aunque también
el de aportarnos belleza siendo el marco de la cara.


Hoy en día vemos como cada vez el cabello tiene
mas y mas protagonismo en la noción de belleza,
juventud, masculinidad o femeneidad.


Así que hoy podemos pensar en el cabello no solo
por su función biológica sino por su connotación
cultural, social o de género.

De manera que tener un cabello sano aporta una 
dosis extra de seguridad y autoestima y perderlo 
supone también una pérdida significativa.

¿ Qué pasa en la alopecía ?

La persona que padece de alopecía ha perdido algo,
una persona, un vínculo, un status, un valor, pero
es algo que está ligado a la protección.

La persona que padece alopecía se siente
desamparada o desprotegida, siente que ya no
va a poder arreglárselas "sola o solo ".
Siente un profundo miedo.

Necesita de los demás, pero se debate en un
conflicto interno que va desde reconocer esa 
necesidad o volverse sobreprotector para 
ocultar que se siente vulnerable.

La alopecía puede sobrevenir a cualquier 
edad, es importante identificar el hecho que
la desencadenó.


Es fundamental reconocer tus potencias pero
también tus miedos y lejos de ocultarlos
enfrentarlos como mejor puedas.

Correrse del lugar de ser "el pilar o el sostén"
sobre el que lo demás pueden apoyarse y
delegar responsabilidades.

Saber el significado emocional de una enfermedad
no tiene que afectar a un tratamiento médico,
pero si aportar otra luz sobre un diagnóstico
y comprender que en todo síntoma siempre
hay una historia que lo precede. 


viernes, 2 de febrero de 2018

TEXTURAS


".....conocer mi medida

tu medida,

acariciando 

diferencias...."


SODA STEREO

Me verás volver 2007

viernes, 26 de enero de 2018

Flechas a la Luna

 Érase una vez un joven muchacho que quería ser el mejor arquero 
del mundo.
Se dirigió un día al que se consideraba el mejor maestro arquero de su país, y le expresó su deseo: 
-Maestro, quisiera ser el mejor arquero del mundo, ¿qué podría hacer? -preguntó el joven-.
-Si quieres ser el mejor arquero del mundo, debes alcanzar con una de tus flechas a la Luna. Hasta ahora nadie lo ha conseguido. Tú serías el primero si lo lograras, y al hacerlo, nadie cuestionaría que eres el mejor -respondió el maestro-.

De este modo, el muchacho decidió seguir el consejo que le había sido dado. Preparó su arco y sus flechas, y cada noche disparaba a la Luna que salía tras el horizonte del mar. Cada noche, perseverante, sin faltar ninguna vez a su cita, fuera la Luna llena, menguante, creciente, incluso cuando era nueva y apenas se adivinaba su leve luz.
Los vecinos y amigos se burlaban de él. “El loco de la Luna”, le llamaban. Pero él, ignorando los insultos, provocaciones y ofensas, seguía cada noche en su empeño.
El caso es que nadie sabe si en alguna ocasión alcanzó la Luna, pero su empeño y los millones de disparos de flechas que realizó en su intento por alcanzarla tuvieron un premio secundario: se convirtió, sin duda, en el mejor arquero del mundo. Era imbatible, de noche, y por supuesto, a plena luz del día.
Alejandro Jodorowsky


Pero yo que también sé de utopías y de búsqueda de metas

 imposibles quisiera desde mi 
humilde 
 
anonimato, darle un giro más al cuento. 

Porque hay un riesgo en este como en todo.


¿ Y si el arquero se perdiera en ese deseo,

y si la ansiedad y la frustración lo consumieran ? 


¿ Si perdiera la conciencia de lo buen arquero que es ?

¿ Si olvidara por un momento que en esta imposibilidad 

ha ganado tenacidad, 

constancia, fuerza y valía ?




¿ Sería bueno para él volver derrotado cada amanecer persistiendo 

en el mismo anhelo ?

¿ Una y otra vez, sabiendo que alcanzar la Luna es imposible ?

Y que tampoco la Luna sabe de su afán, porque ella no tiene como 

destino ser 
herida por una flecha, sino iluminarnos cada noche 

y hacernos soñar con lo posible....

o lo imposible, hasta que encontremos un intermedio.




Entonces para mi, este sería el final del cuento.


Buscando lo imposible, el arquero descubrió sus dones, agradeció 

la inspiración 
a la Luna y fue en busca de nuevas aventuras, 

aunque cada noche recordó sus vanos 
intentos con una sonrisa

 y fue feliz por este presente y por aquellos días pasados.

FIN