miércoles, 11 de febrero de 2015

HACER TU PROPIO MANDALA

" Quien mira hacia afuera sueña y quien mira hacia 
adentro despierta " Carl Jung

Con estas palabras simples pero profundas abordaremos muy básicamente el poder sanador de los MANDALAS. Hoy los conocemos en su más variadas formas de brillantes colores, generalmente circulares, es prácticamente imposible permanecer indiferentes frente a esta eclosión de geométrica belleza.
Lo MANDALAS son hermosos, captan nuestra atención
y concentran energías muy favorables a nuestra salud.


Mandala proviene del sánscrito y significa CIRCULO, es una representación del Macro y del Microcosmos. Desde un punto de vista más espiritual ellos abren un Centro energético que equilibra y purifica ayudando a transformar de alguna manera nuestra Conciencia y el  entorno, frecuentemente se usan para inducir estados de Contemplación y Meditación.
Para Jung el Mandala representa la totalidad de nuestra Mente tanto en su aspecto Conciente como Inconsciente, integrándolo en un TODO armónico.
El Mandala es un reflejo de nuestro Interior.

 ¿ Porqué es importante hacer tu propio Mandala ?


Hacer tu propio Mandala te conectará con la profundidad de tu Ser, sin mediar
palabra alguna, hay que dejar fluir la imaginación sin crítica ni pretensión.

No es una prueba de destreza, si una invitación a crear. 

Fluirán libremente formas y colores que plasmarán nuestro potencial creativo.
Los budistas creen que el Mandala da estabilidad mental porque hacerlo requiere 
paciencia, tiempo y cierto estado de contemplación. Es así.

Produce un valioso efecto cuando estamos dispersos o distraídos, logra
concentrar en una representación aspectos desconocidos de nosotros
mismos. Logra disipar la tristeza y nos invita a expandir nuestra percepción.

Es bueno y saludable repetir esta experiencia y veremos cómo las circunstancias
vitales van convocando a otras formas y a otros colores.

Sin análisis ni juicios los contemplaremos y veremos cómo se despliegan en
ellos nuestras emociones mas profundas. 

Hacer un Mandala es recrear esta alegría lúdica que tanto olvidamos 
en nuestra vida adulta. Si no resulta al primer intento, dejaremos pasar
el rato y retomaremos cuando estemos mejor dispuestos. 









No hay comentarios:

Publicar un comentario