jueves, 4 de junio de 2015

PODER DECIR ADIOS ES CRECER I

Como en tantas canciones geniales y preciosas que nos regaló Gustavo nada 
más profundo expresado con palabras tan simples. Vaya a saber qué cosas 
estaba transitando cuando escribió Adiós, pero esta es una canción que habla
 de los Duelos y los Duelos no son necesariamente los de la muerte física, 
hay muchas formas de "morir" necesarias para que la vida continúe.
De hecho una semilla tendrá que morir para que un Embrión pueda crecer 
desde su interior, ese embrión a su vez dejará de serlo para mutar como un 
ejemplar de algún género vegetal y el mismo ciclo se repetirá en cada otoño 
o con cada floración, algo muere para que algo nazca y crezca, alcanzará su 


etapa de madurez y otro ciclo de renovación traerá sucesivas declinaciones
 y floraciones necesarias para que la "Especie" continúe y que dure lo 
que dure, pero la experiencia de Vivir tiene que ser completa. 


Pretender que la semilla siga viviendo como semilla 
sería impedir un ciclo vital en su máxima expresión

El destino de una semilla, cualquier semilla no es seguir siéndolo hasta 
agotar su "tiempo de vida", el destino de cualquier semilla seguramente
es alcanzar la máxima potencia como árbol y albergar a otras vidas,
que dependen de sus ramas, sus frutos, su sombra y su consuelo.
En un frasco de semillas, duerme un Bosque Pródigo.

LOS DUELOS 

Solíamos referirnos a la Adolescencia como a una etapa de Duelos,
el o la niña que es grande para algunas cosas sigue siendo chica para
otras. Su cuerpo empieza a tomar formas y responde a los estímulos
hormonales, pero no se integran al mismo tiempo que las emociones, 
hay conflicto, lo vemos en los varones que se chocan todo, porque crecen
tan rápidamente que no tienen noción de su nuevo cuerpo y altura  
y se llevan todo puesto. Lo vemos en los enamoramientos fugaces e 
intensos de las chicas que andan suspirando y juegan a ser adultas.
Empiezan esos primeros amores que nos marcarán de por vida.


Pero no adolescemos solamente en esta Transición de la niñez a
la Pubertad, adolescemos toda la Vida !!! es necesario, aunque
doloroso, porque crecer DUELE ! Volvamos a la Semilla

Detengamos la imagen ahí, la fuerza de la vida irrumpe, tiene ganas
de salir, es una vida en latencia que por primera vez verá la Luz,
sentirá el frío, el calor, el sonido y conocerá los cuidados o descuidos de 
su jardinero. La semilla dejó de serlo, se rompe su estructura que debe
ser alimento y protección para esa vida que irrumpe victoriosa de la
tierra. Ese envoltorio caerá y será parte de un abono y el brote
crecerá. Así deben ser las cosas..¿ y si hubiera opción?


¿ Cual elegiría?

¿ Vivir en un frasco toda la vida ?

¿ O TOMAR EL RIESGO ?

Si cada uno de nosotros tuviera esa posibilidad de elegir, elija
lo que elija no debería ser juzgado. Cada elección tiene su razón de ser.
Vivir en un frasco tal vez parezca más seguro, tal vez.
Ningún pájaro lo comerá, no experimentará la Luz del Sol, ni la fuerza del 
Viento, tampoco extenderá sus ramas hacia el Cielo, ni se refrescará con la 
Lluvia, sus pies no conocerán la Tierra ni el día ni la noche, tampoco albergará
 ningún nido. Si piensa así y tuvo que crecer por algún mandato que desconoce, 
trate de encontrarle un sentido, un porqué, una Misión, una trascendencia. 

Ud. no vino al azar, alguien le dió esta posibilidad de experimentar la vida, 
nadie dijo que sería fácil.Hay que sortear ciclos, fuerzas opuestas, experiencias 
nuevas y fluctuantes, devenires, alegrías, dolor, despedidas y triunfos. 

 ¿ Seremos semillas estelares ? En la Creación del mundo, los titanes
le dieron a la humanidad la capacidad de pararse en dos patas,
de esa manera en vez de mirar hacia abajo, podrían mirar 
hacia arriba para no olvidar nunca su origen Divino.

Sobre todo en esos momentos en que tenemos que decir
A D I O S  para poder C R E C E R.


No hay comentarios:

Publicar un comentario