domingo, 14 de junio de 2015

OLORES que ATRAEN, OLORES que REPELEN II

Vimos que el Olor, excluyendo a algunas enfermedades, puede funcionar 
como una Estrategia o como un aferrarse a una Identidad que se diluye 
en la adolescencia. Oler bien o mal es una elección personal que nada
tiene que ver ni con el status, ni con el desempleo, vivir en la calle o
con la situación económica, pero si con la salud mental.

Quien haya hecho la experiencia de trabajar en un Hospital 
Psiquiátrico, sabrá reconocer el "olor a loco", es un olor único que
impregna todo. Se puede definir como una mezcla de fluídos con
medicación, pero es característico y la persona que lo exuda no se
da cuenta ni lo hace intencionalmente, porque tampoco siente
frío, hambre o calor, en algunas psicosis se pierden percepciones.

EL BUEN OLOR COMO ELECCION


A veces no se necesitan perfumes muy caros, ni grandes
lujos para oler bien, de hecho todos tenemos un olor que
es tan único como el iris o las huellas digitales y es tan así
que en algunos casos gente que no se perfuma huele bien 
y gente que se perfuma puede oler peor aún. Porque en
algunos casos el perfume viene a coronar un buen baño, 
pero no siempre es así, entonces los olores se mezclan.

SAHUMAR PARA ATRAER O REPELER

Uno no deja de aprender sobre el verdadero alcance que tienen
   ciertas esencias y puedo asegurar que hay un perfil psicológico 
de gente que rechaza olores como el incienso y la mirra, pero no
perciben lo mal que huelen ellos. Hay gente que siente una real
real aversión por estos olores y huye como si se tratara de un
 zorrino.En mi experiencia esta gente suele ser bastante temerosa
supersticiosa y tiene algún desequilibrio crónico. Reaccionan al
olor emocionalmente con enojo, lo he visto muchas veces. 
Por eso para evitar que se acerquen hay que sahumar, porque
rara vez traen algo que no sea rumores, chismes y prejuicios.

Otro grupo de gente más numeroso es el que se siente
atraído por ese olor, el del Copal, el Palo Santo o cualquier
sahumerio de buena calidad. Es gente de intenciones claras
sensible, cálida y de buen trato. Tienen también una reacción
emocional y moderada al olor, pero de agradecimiento.
En ese caso el olor los atrae y un buen diálogo se inicia.  


OLER MAL COMO ELECCION 

Uno puede fantasear con la vida de los famosos, pero su
  vida poco tendrá que ver con la ficción. Son seres humanos
que tal vez no hayan imaginado ni remotamente que jamás
podrían volver a caminar por una calle, ir al cine o a comer
afuera sin ser reconocidos por alguien. Esta sobreexposición
debe tener su costo, es difícil imaginar pagar el precio de ser
fotografiado y salir en un titular borracho o drogado o haciendo
cualquier cosa que todos hacemos desde la libertad del 
anonimato. Los lindos no tienen la libertad de engordar, ni de
envejecer, ni de sacarse un moco en el semáforo, sin que 
alguien les saque una foto y como todo exceso debe saturar.
Tal vez, solo tal vez sumados a cualquier trastorno
afectivo de depresión o ansiedad, oler mal también se
trate de una estrategia defensiva. Oler mal evita
el contacto, la intimidad y ser literalmente invadido 
por una multitud ávida de un minuto con un famoso.

También puede ser una forma de tiranía o de imponer
"el territorio", delimitar un espacio que no se cede. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario