viernes, 12 de junio de 2015

NO SE PUEDE VIVIR SIN AMOR....... SPITZ

En 1935 el Dr. Reneé Spitz que ya venía reuniendo material sobre
 las posibles causas de mortalidad entre niños hospitalizados o 
institucionalizados, gracias a doctores como Talbot o a voluntarias
como la Sra. Anna, comienza a realizar una observación directa en
  salas de hospitales y orfanatos. Como los médicos anteriores también 
observa que la causa de muerte no se debe a deficiencias en la higiene 
 Las salas están limpias todos los bebés son regularmente higienizados,
alimentados y vestidos, pero el % de mortalidad sigue siendo alarmante. 
Hay que tener en cuenta que hasta el momento los hospitales no eran 
lugares "apropiados" para infantes, pero con las guerras las salas 
se van poblando de criaturas, también había temor al contacto con
los bebés por creer que se podía transmitir algún germen. 
 Descartadas las causas clínicas, observa su conducta.

DEPRIVACION EMOCIONAL

El alimento vital que les faltaba a estos bebés era el AMOR
ninguno de ellos era abrazado, mirado o acariciado.

Dr. Reneé SPITZ
El contacto con ellos se reducía a los cuidados básicos,
después permanecían horas en las salas y así Spitz
pudo observar 3 fases emocionales en ellos :

DEPRESION ANACLITICA

 La Depresión anaclítica es la primera fase en el que el bebé da
signos de privación emocional o afectiva. En esta fase el bebé
fue abandonado por la madre o persona que la sustituya en el
cuidado, comienza llorando y perdiendo interés en lo que antes
lo alegraba, no juega, no balbucea, pierde las ganas de vivir.
Progresivamente deja de llorar y se vuelve retraído, se queda
acostado, tiene la mirada inexpresiva y se niega a comer.
Posiblemente baje de peso y tenga problemas para dormir,
está propenso a resfriarse y a contraer enfermedades.

Si en el lapso de 3 meses alguien le da el afecto necesario,
el bebé quedará con esa huella de abandono, pero sobrevive.

Si no es así, avanza hacia una 2° fase más grave.

HOSPITALISMO

Agotados 3 meses de espera empieza el Hospitalismo
En esta fase se van agudizando todos los síntomas 
de la Depresión Anaclítica hasta alcanzar retrasos 
en el desarrollo madurativo, si el niño caminaba deja
de hacerlo, si había aprendido a sentarse no lo hace.
Pierde el interés y la expresión, su estado de 
tristeza y abandono se profundiza. Siente que estará
allí para siempre. Se niega a comer, se retrae, le
cuesta dormir, no interactúa ni responde a las miradas.
Llora sin lágrimas y tiene una cara inexpresiva.
Su vulnerabilidad a contraer infecciones es grande.

MARASMO 

Ya en esta etapa el único desenlace es la muerte, el
bebé se ha negado a comer y duerme con dificultad.
Su estado emocional es de una profunda tristeza,
apatía o incluso llega a autoagredirse golpeando su
cabecita contra los barrotes de su cuna. Ha llegado
a un estado de desnutrición y de vulnerabilidad y
puede haber contraído cualquier enfermedad.
Cualquier esfuerzo será vano. 


Hubo un antes y un después del aporte que el Dr.Spitz
hizo a la pediatría, la frágil emoción humana no sobrevive
al abandono, este es un hecho comprobable. Gracias al
aporte involuntario de tantas criaturas y a médicos como
él hoy se permite internar al bebé con su madre o sustituto.


También vale pensar que hay muchos hospitales y 
orfanatos que necesitan voluntarios que aporten
brazos, calidez, contacto y caricias, este simple
aporte como lo hiciera "La Vieja Anna" del orfanato
de Dusseldorf, pueden ser la diferencia entre
la vida y la muerte. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario