lunes, 15 de junio de 2015

COLO MICHI CO

Fue durante el año 1944 que Omar Robledo Bruzzone Director
de la Escuela primaria de Tricao Malal, Provincia de Neuquén Argentina 
recibe una extraña noticia. Al parecer un hombre de nacionalidad 
húngara llamado Bela Veiko, un trabajador de las minas de 
Andacollo, fue hallado medio congelado y socorrido por gente
del lugar. Parece ser que este hombre tenía la obsesión de
encontrar la entrada a la Ciudad Subterránea de los Incas.


Había estado recorriendo la zona con unas varillas y
hasta llegó a destrozar algunas piedras usando dinamita.

Según cuentan él estaba convencido de la certeza de una
leyenda que cuenta que los descendientes de los Incas,
seguirían viviendo en la zona. 

El hombre en su intento por entrar a ese mundo subterráneo
casi pierde la vida, pero motivó lo suficiente al Director 
para que junto a un historiador Gregorio Alvarez fueran a
recorrer la zona en busca de evidencias.
Y las encontraron en las rocas, datadas con una 
antigüedad de 250 millones de años. El clima de la zona
es bastante hostil y ha deteriorado gran parte de las rocas.
El arte rupestre está presente en las rocas que
cubren una amplia extensión de varias hectáreas a
1830 m. por encima del nivel del Mar.
Las figuras son antropomorfas, zoomorfas, geométricas,
topográficas, abstractas y sobre todo fascinantes. 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario