domingo, 20 de septiembre de 2015

SISSI EMPERATRIZ, LA OTRA HISTORIA II *

Sissi tenía una belleza incomparable, una disciplina férrea que la 
alejaba de las mesas familiares y sus dietas eran cuidadosamente 
planeadas por ella, basadas en proteínas, sangre de buey, preparados
de glándulas tiroides y zumos. También un exacerbado fanatismo por
varias prácticas como equitación, salto, senderismo, natación, etc.
Su afecto por los perros a los que llevaba al palacio,su rechazo al
protocolo y sus prolongados viajes le ganaron el mote de la
Emperatriz Viajera. Tenía su propia embarcación y un establo de
60 caballos. Su pasión por la cultura y costumbres húngaras 
también le dieron el halo de excentricidad y no faltaron rumores
sobre un posible amante y sobre su hija húngara M. Valerie.

 Otra de sus obsesiones era el esmerado cuidado de su cabellera
esta llegaba a sus tobillos y era acicalada durante 3 horas
diarias. Ella misma preparaba una mezcla de huevo y cognac
para nutrirlo y utilizaba escencias para mantenerlo bello y 
perfumado, era su orgullo. Pocas veces lo ostentó suelto.
Pero su peso terminó acarreándole dolores en el cuello y en
la espalda, pese a todo lo llevaba con dignidad y belleza.

Poca felicidad hubo en la vida de esta mujer tan hermosa,
que también visitaba hospicios de enfermos mentales
tal vez por la insanía presente en muchos familiares.
Ella misma se preguntaba cuándo perdería su cordura.


La muerte de su pequeña hija Sofía, de su hijo Rodolfo
no serían las únicas que debería padecer. Su cuñado Maximiliano
Emperador de México fue fusilado y su esposa enloqueció.
Su primo el "loco" Luis II de Baviera también muere.
Su hermana la Duquesa de Alencon muere en un incendio,
un íntimo amigo de su hijo el Archiduque Juan Orth desaparece
en el mar. Fueron demasiadas pérdidas y muy cercanas.

 . La vida era un infierno, un infierno de miradas inflamadas, 
lastimeras, reprobadoras, miles de miradas clavándose en mí, 
llegando hasta dentro de mi corazón, hurgando en mis tripas,
 impidiéndome vivir en paz..."
 (Elizabeth, emperatriz de Austria-Hungría).

En algún momento de su vida Sissi se tatúa en el hombro
un Ancla, porque al igual que los marinos amaba el Mar y se 
siente a la deriva y que no pertenece a ninguna parte.

Entre su abundante equipaje, lleva en cada viaje morfina
 para apaciguar sus dolores e inyecciones de cocaína.


Esta fue la última foto que le tomaron. 

EL ULTIMO DIA

Un 10 de septiembre de 1898, a la edad de 61 años
Sissi, cuando se aprestaba a embarcar para surcar el lago
Lemán, es atacada por un anarquista con un estilete.
Ella no siente dolor, pero es trasladada hacia un hospital
para morir horas después.

¿ Qué me ha pasado ?

Fueron las últimas palabras de esta valiente mujer en
cuya vida también se habrá hecho esa misma pregunta.

¿ Qué me ha pasado ?


No hay comentarios:

Publicar un comentario