sábado, 13 de junio de 2015

CAMPOS MORFOGENETICOS I

Explicar esta teoría es más difícil que entenderla porque estamos en
 presencia de campos morfogenéticos cada vez que observamos una 
bandada de pájaros,  si tenemos oportunidad de ver una tropilla de
caballos al galope, o si vemos en estanques de agua clara 
la forma en que nadan los peces. Hay un comportamiento eficaz
que les permite avanzar en grupo sin chocar, sin equivocarse.
De hecho algunas aves alternan posiciones para facilitar con
su aleteo el desplazamiento de toda la bandada.

Tampoco es azarosa la formación, no vuelan en círculo
imitan la punta de una flecha para romper la resistencia
del aire. Entonces, minga con la supervivencia del más
apto, la supervivencia de las especies en general tiene
que ver con un comportamiento solidario, eficiente y
grupal. Uno para todos y todos para uno.

En familias de mamíferos superiores como los caballos
uno podrá observar que hay jerarquías, el o la que lidera
la tropilla irá adelante y los demás la seguirán. Casi 
siempre lideran Yeguas, a las que reconocemos como 
Yeguas Madrinas, ellas iniciarán la marcha, alertarán el 
peligro y será la que ponga pautas al advenedizo que se
sume a la manada. Pero sin tropilla no hay líder, esto 
tiene que quedar claro de una vez por todas. 

En la manada de Lobos los líderes serán generalmente un
cazal, un Macho alfa y una hembra alfa, pero todos 
dependerán de los demás para sobrevivir. Los alfa serán
los más jodidos, pero también los que tomarán más 
riesgos, por eso comerán primero y decidirán cuál es el
lugar más seguro para morar un tiempo. Pero todos 
tendrán su lugar dentro del clan. Hasta los lobos menos
jerarquizados, esos que reciben las mordidas o los
gruñidos de los otros y que comen últimos son 
defendidos si son atacados y son llorados si mueren.
Los lobos son grandes maestros sobre el comportamiento
gregario, todos ellos tienen una razón de ser en el clan.
Si un lobo muere, la manada se detiene en el lugar,
ni siquiera los lobeznos juegan, todos guardan un 
silencioso luto. No salen a cazar, no comen al menos
durante 3 días. Luego de aullar y dar vueltas por 
el lugar, la manada se aleja lentamente, con tristeza.
Nuestros perros descienden de estos cánidos de los
que mucho tenemos que aprender. Los insectos 
también tienen un comportamiento gregario, un 
espíritu de colmena sin el cual, sobrevivir sería 
imposible, la vida de uno depende y se liga a la 
vida del otro y así ha circulado este aprendizaje 
innato de una generación a otra.

Un aprendizaje instintivo, intuitivo, no racional,
involuntario, no aprehendido, pero tan o más claro
que cualquier adoctrinamiento. ¿ Qué pasará en
la especie humana ? Responder esto si que es 
mucho más complejo, pero hay que tratar. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario