jueves, 26 de marzo de 2015

SANTA GILDA, una Devoción Argentina

Una historia de los Santos Paganos es sin duda la de la cantante GILDA.
Miriam Alejandra Bianchi nació en octubre de 1961 en Villa Devoto
un barrio de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Con solo 18
años se casa con Raúl Magnin, con el cual tiene dos hijos Mariel y
Frabrizio, luego de unos años se separan.
A los 29 años Miriam se interesa por un aviso en el que piden
vocalistas para un grupo musical, se presenta y ahí conoce a Toti 
un compositor y tecladista con quien viviría un gran amor hasta el fin
de sus días, comienza su carrera como cantante, para 1993 edita el disco
"De corazón a corazón ", tanto las letras como las canciones 
de Gilda son de tinte alegre y esperanzador, su éxito está asegurado.
La gente comienza a seguirla masivamente tanto por su voz como por su 
calidez y simpatía, manteniendo siempre un trato cercano con su
público. En una ocasión una nena lloraba desconsoladamente por no poderse
acercar al escenario, cuando Gilda pregunta, la abuela le cuenta que la madre
de la niña habiendo intentado suicidarse y estaba muy grave, pero la niña
le ponía la música de Gilda con la esperanza de aliviarla.
Efectivamente al poco tiempo la madre se recuperó. Corre el rumor.
Muchos de sus fans quieren tocarla o pedirle curas para sus enfermedades
pero ella les dice "Yo no hago milagros, pero si el poder de la música
puede curarte, bienvenida sea la música.


Su éxito la hace recorrer México, Paraguay, Chile, Perú, Bolivia, 
Ecuador y Uruguay, obteniendo discos de oro, platino y doble platino.
Su música alegra a gente sencilla y humilde que además comienza a 
difundir milagros y curas.
El 7 de octubre de 1996 camino a Concordia Entre Ríos, en la ruta 12
un camión embiste el micro en donde viajaba todo el equipo de Gilda.
En el accidente mueren Gilda, su madre, su hija Mariel, y tres músicos
de la banda. Fabrizio, el hijo de Gilda y Toti sobreviven. 

 Nace el mito, su último álbum llamado "Entre el cielo y la Tierra"
estaba grabado en un cassette que es encontrado entre los restos del
accidente, en él Gilda había modificado la letra de una canción
"No es mi despedida" unos días antes de salir de gira.
A los 35 años y en el auge de su carrera deja a sus fans desolados.

Con el tiempo los fans se convierten en devotos y comienzan a circular
testimonios de milagros, cura de enfermedades, logro de trabajos
o amores correspondidos que son atribuídos al espíritu de Gilda.
Otro en cambio aseguran que la música de Gilda los cura, los
alivia de sus miedos y ansiedades y les da esperanza. 



Un santuario se construye en el km 129 de la ruta 12, lugar del accidente
y en recuerdo a su memoria, cada 7 de septiembre miles de fans acuden a él
o se reúnen en distintos lugares para recordarla, agradecerle o pedirle
que interceda ante Dios por ellos. 
Tres cruces custodian la entrada y en ella hay una cita que reza

"Las grandes obras las sueñan los Santos locos, las realizan los 
luchadores natos, las disfrutan los sagrados cuerdos y
las critican los inútiles crónicos "

GILDA, una Devoción argentina. 
  
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario