domingo, 8 de marzo de 2015

LA MAGIA DEL HEMATITE

 


También llamado Piedra Sangre por su eficacia para sanar hemorragias,
anemias y afecciones del corazón, sanando también los órganos que filtran
la sangre como hígado, bazo y riñones, por su gran contenido de hierro.
Mejora la mala circulación, várices y calambres.
Facilita la regeneración de tejidos despues de una operación y suaviza
cicatrices cuando se realiza un suave masaje con la piedra.
Estimula el flujo sanguíneo, energiza y devuelve la vitalidad, actúa sobre
el chakra corazón, calmando la ira propia y ajena.

La principal bondad del hematite es la conexión del cuerpo con el espíritu



En otros aspectos el hematite es un AMULETO muy potente para evitar
accidentes y atrae a la buena suerte. Aclara nuestros pensamientos y 
refuerza la autoestima, se lo utiliza en rituales para estimular la 
clarividencia y comenzar cambios positivos en la vida. 
Protege contra el MAL de OJO y la ENVIDIA, ALEJA los malos espíritus
o personas que tienen una mala intención hacia nosotros.
Limpia nuestra energía negativa y la de quienes nos rodean.
Concentra la fuerza dispersa que hay en nosotros ideal para evitar stress.
Potencia la energía vital y disminuye los síntomas de depresión.

Nos arraiga a la Tierra ayudándonos a enfocar el problema y solucionarlo,
produce una concentración de energía mental y física y oxigena.


Su nombre deriva de haema o amah -sangre- y ehites -detener- según
Plinio y Dioscórides son un eficaz coagulante en hemorragias internas
y externas. También se usaban en rituales iniciáticos y como amuleto
para ganar procesos judiciales.

Activa todos los mecanismos de supervivencia y ayuda a superar
la timidez e inseguridad, incrementando la autoestima. 
Todos los minerales potencian una cualidad, sanan una enfermedad
alejando o atrayendo a nuestra vida aquello que necesitamos atraer o dejar
en un momento en particular, por eso los minerales además de ser hermosos
son una fuente infinita de energía y sus virtudes fueron descubiertas
desde la más remota antiguedad por los sabios, chamanes o brujos,
para aplicarlos tanto en medicina como en Magia. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario