martes, 24 de marzo de 2015

CHUPOPTEROS DE ENERGIA HUMANA

Finalmente un grupo de investigadores de la Universidad de Bielefeld,
Alemania demostró que las plantas no sólo se alimentan  del agua y la luz sino
 que también pueden extraer de otras plantas una fuente alternativa de energía para
cubrir sus necesidades y con los humanos pasa lo mismo. 
Concluyeron que con el organismo humano pasa lo mismo, toma la energía
de otros para alimentar sus estados emocionales y esta escencia puede 
energizar o afectar a las células. La BIOENERGIA avanza, dice la
Dra. Olivia Bader Lee que los humanos pueden curarse entre sí simplemente
a través de la transferencia de energía, al igual que las plantas.
Los humanos absorbemos energía de otros seres humanos, los animales
y de la Naturaleza, por eso estar en un medio natural resulta sanador
y por el contrario estar en grupos de gente muy negativa produce malestar.
Ya que estos absorben nuestras energías, debilitándonos.
Ella enumera al menos 5 consejos para evitar el drenaje de energía.

*Mantenerse centrado. Si uno está centrado espiritualmente (y no ensimismado en su ego) se puede sentir cuando algo se movió en nuestro espacio de energía. Si uno está conectado a la tierra, se pueden liberar fácilmente la energía y las emociones de otras personas intencionalmente.
*Estar en un estado de no-resistencia. Lo que se resiste, queda. Si uno se siente incómodo en torno a una determinada persona o un grupo, no hay que entrar en resistencia como una forma de protegerse a sí mismo. Hay que moverse a un estado de no-resistencia: imaginar que el cuerpo es claro y transparente como el cristal o el agua. De esta manera, la mala energía pasará a través de uno.
*Ser dueño del espacio del aura personal. Cada uno tiene un aura energética que rodea nuestro cuerpo. Si no somos dueños de este espacio personal, somos vulnerables a la energía ajena. Tomar conciencia de los límites del aura propia (alrededor de un brazo de distancia de su cuerpo todo el camino alrededor, arriba y abajo) es una manera de ser dueño del espacio personal.
*Darse una limpieza energética. El color dorado tiene una alta vibración que es útil para despejar la energía ajena. Hay que imaginarse una ducha, con la flor dorada, en el límite superior del aura (un poco más arriba que la cabeza) y prenderla, para dejar que la energía limpia y dorada recorra el aura y el cuerpo hasta la tierra.

*Volver a llamar a la energía propia. Cuando tenemos nuestra energía en nuestro propio espacio, hay menos espacio para la energía de otros. Pero a medida que nos centramos en otras personas y proyectos,  a veces esparcimos nuestra energía alrededor. Hay que crear una imagen de un claro sol de oro a varios metros por encima de la cabeza y que sea un imán, para atraer toda la energía y purificarla en la energía de oro. Después bajarlo a través de la parte superior del aura y liberar esa energía de nuevo en el espacio personal.


CONSULTAS en

CIUDAD DE BUENOS AIRES

VIA SKYPE O HANGOUT

a canaj82@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario