martes, 17 de marzo de 2015

RYAN, recuerda su VIDA PASADA

A los cuatro años de edad las noches del pequeño Ryan eran sacudidas por horribles pesadillas y, a los cinco años, el pequeño le hizo a su madre una enigmática revelación. Poco antes de acostarse, de acuerdo a  la televisora NBC, le dijo a su mamá Cyndi que él había sido “otra persona” y le pidió entre llantos que lo llevara a "casa", en Hollywood, California.



Esa plática quizá no habría pasado de ser una ocurrencia infantil o un sueño despierto, pero el niño siguió hablando con su madre y le contó anécdotas sobre haber conocido a estrellas de cine, viajado lujosamente al extranjero o bailado en Broadway, de acuerdo al programa Today de NBC.
Es común que los niños logren acumular información e historias en tal cantidad y detalle que sorprenden a los adultos, pero en el caso de Ryan su madre creía que eran demasiado elaboradas para que un pequeño de cinco años las hubiera inventado.
Pero no dijo nada al respecto hasta que vieron una foto en un libro sobre Hollywood de la biblioteca local. Al encontrarla, Ryan señaló a una persona en la imagen y dijo que ese era él. La foto era una escena de la película "Nigh After Night", de 1932, y el hombre aludido era un actor que apareció en ese filme.
Intrigada, y es de suponer que preocupada, Cyndi llevó a su hijo con Jim Tucker, un psiquiatra infantil que se ha especializado en estudiar a niños que afirman recordar una "vida pasada". De acuerdo conNBC, entre Tucker y su predecesor, quien empezó a investigar el tema en 1961, han recopilado un acervo de 2,500 casos.

El equipo de Tucker se dio a la tarea de investigar quién era el personaje en la foto de la película que Ryan reconoció como su identidad pasada. Era Marty Martyn, quien tras una fugaz aparición cinematográfica se convirtió en un agente de artistas de Hollywood. No se trataba, así, de una persona de cuya vida uno pudiese enterarse fácilmente en libros o páginas web y a partir de allí construir la idea de que se trata de una vida pasada.

Pero el niño comentó numerosos detalles que encajaban en la vida de Martyn, incluso dio detalles sobre la cantidad de hijos y esposas que tuvo y hasta que murió a los 61 años de edad. El tema de la edad de Martyn al parecer fue muy intrigante, pues el médico al principio pensó que se trataba de un error del niño, quizá una prueba de que todo lo que decía era mera coincidencia, porque el certificado de defunción de Martyn indicaba que murió a los 59 años. Pero cuando el médico investigó un poco más, se dio cuenta de que en realidad ese certificado estaba equivocado, pues Martyn, de acuerdo a antiguos datos del Censo, había nacido en 1903 y no en 1905, como decía el documento de defunción. Así, Ryan tenía razón: Martyn murió a los 61 años de edad en 1964, según el relato de la NBC.
Además, de acuerdo al portal Examiner, la madre del niño documentó 102 afirmaciones que Ryan hizo sobre Martyn y, de ellas, Tucker pudo confirmar que 90 eran ciertas.

Para mayor contexto, el portal IMDB añade que Martyn nació en Filadelfia en 1903 y que su nombre original era Morris Kolinsky, hijo de inmigrantes ucranianos. En efecto, trabajó como bailarín en Broadway en una obra llamada "Gay Paree" en 1925 y en 1932 apareció en "Night After Night" en un papel sin diálogo, aunque originalmente estaba previsto que tuviese una línea al final de la película. Después se volvió agente de artistas, se casó cuatro veces y murió en 1964 en Beverly Hills, California.
El caso es intrigante y ha puesto en la mente de muchos la idea de la reencarnación o de alguna forma no explicada de conocimiento. Nada hay en claro y, poco a poco, como según el experto sucede comúnmente en niños con "recuerdos" similares, las memorias "ajenas" comienzan a difuminarse en Ryan.
Ahora, el pequeño está dispuesto a escribir sus propias memorias y a vivir y recordar su propia vida. Las pesadillas, al parecer, han cedido y Ryan se comporta como un niño de su edad, con un camino arraigado mucho más en el presente y el futuro que en los avatares del pasado

No hay comentarios:

Publicar un comentario