lunes, 30 de marzo de 2015

NEGOCIAR CON LA SOMBRA

LA SOMBRA es uno de los Arquetipos estudiados por el
Psiquiatra suizo Carl Gustavo JUNG e involucra a todos los aspectos
de la personalidad genuinos como deseos, angustias, experiencias de
dolor, anhelos o emociones que por una u otra razón van a parar al
Inconsciente. De manera que durante el tiempo de vigilia, tratamos de
esconder o enmascarar a la Sombra ya que esta comprende aspectos que
fueron criticados por los demás o incluso por nosotros mismos. 
Percibir la SOMBRA es como aceptar al Gemelo Maldito o aceptar
que no somos lo que parecemos, pero es un hecho ineludible convivir con 
ella, de manera tal que lo mejor será tomar contacto y negociar.
Así de simple.


De lo contrario, viviremos en un permanente conflicto interno.
La sombra siempre se vincula al mal a los demonios y a las brujas, pero
nada más erróneo, a veces en la sombra está el ORO, sólo es cuestión
de animarse a entablar un diálogo sin juicios ni prejuicios.

Conocí una vez a un hombre que sentía verdadera pasión por el dibujo y la pintura, 
amaba las obras de arte y solía dibujar a escondidas de su familia, desde muy chico.
Así pasó desde la primera vez que dijo - Quiero ser pintor- , porque la respuesta
de la familia fue de risa y de incredulidad, -Nunca hubo pintores en la familia-
-Cuando crezcas serás odontólogo como tu padre y tu abuelo-  Con el paso 
de los años este joven termina la secundaria con brillantes notas y comienza la 
carrera de Odontología y se recibe.  Ya como profesional atiende a su primer 
paciente en el consultorio de la familia pero experimenta un temblor en las manos 
que no puede controlar. Se excusa, empieza a peregrinar por médicos que le 
ordenan muchos estudios para encontrar una posible lesión que explique 
ese temblor, sin resultado alguno.

 Ahí está su SOMBRA el hombre que renunció a su deseo de ser pintor, 
cumple el mandato familiar pero no puede ejercer.  JUNG decía que la enfermedad 
vino a sanarnos y en este caso este hombre después de peregrinar años de 
médico en médico buscando un diagnóstico clínico, comienza una terapia.

 Ahí surgen los recuerdos de aquellos dibujos 
infantiles, al retomarlos el temblor desaparece. 


 LA SOMBRA SIEMPRE ESTA CLAMANDO POR LA LUZ.

Por supuesto que no todos los casos son tan felices, muchas veces la
sombra es la expresión de un impulso de agredir, herir o dañar, en ese
caso habrá que explorar bien la dimensión de este deseo y evaluar si
requiere tratamiento. El famoso caso del Dr. Jekkil y Mr.Hyde es otro
ejemplo de sombra, pero mucho más extremo.


En otros casos la SOMBRA se PROYECTA en la crítica que
hacemos de los demás, cuando algo nos molesta, cuando detestamos en
forma visceral, algo en particular de una persona, estamos viendo afuera
la proyección de nuestra sombra. 

Un profesor de matemáticas era realmente intolerante y muy severo con los 
alumnos a los que más les costaba entender su materia, pero como el 
hombre era muy honesto, quiso saber el origen de esta exasperación y
lo habla con su madre. Esta le recuerda que siendo chico era muy corto de
entendimiento y que muchas veces la maestra, lo había tildado de burro.
El recuerdo de esa humillación recibida le genera una emoción tan
intensa que comienza a llorar. El profesor LIBERO su SOMBRA.
Desde ese momento priorizó a sus alumnos más lentos, sin conflictos.

LA SOMBRA puede tomar muchas formas, por ejemplo a través
de sueños. Una mujer tenía un sueño recurrente, en ellos un tigre la
perseguía, ella intentaba escapar de él pero sus piernas no respondían.
Al final del sueño ella tenía dos opciones, ser devorada por el tigre
que todavía esperaba, o caer a un precipicio. Este sueño era tan 
vívido que la mujer despertaba en medio de una gran angustia.
Comienza a explorar aspectos de su vida y llega a la conclusión de
que estaba viviendo sometida a una gran presión y tenía que tomar
una decisión arriesgada. Una decisión excluía a la otra por completo,
pero era un paso necesario para avanzar, una vez que pudo resolver
el conflicto, el sueño se desvaneció.


La SOMBRA puede ser nuestro GEMELO MALDITO o el ANGEL 
que de una u otra forma siempre buscará la forma de expresar su
voz, como grito o melodía, como deseo por cumplir o como síntoma,
depende de como NEGOCIEMOS con ella. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario