lunes, 9 de marzo de 2015

OBESIDAD, LO QUE NO SE VE

Es imposible resumir en tan pocas palabras algo tan complejocomo la obesidad y 
el sobrepeso, ellos al igual que la depresión tienden a ser los grandes males 
que nos aquejan y teniendo en cuenta que esto recién empieza es poco lo que se 
hace en prevención primaria, tanto en escuelas como en centros de salud.
Ni hablar del drama de la obesidad infantil, los hábitos sedentarios derivados de
internet y el libre acceso a comidas chatarra y bebidas en extremo azucaradas.

De manera que esto es sólo un bosquejo que roza algunas teorías de la
 BIODESCODIFICACION o DESCODIFICACION BIOLOGICA, 
creada por Christian Fleche.
La obesidad al igual que el sobrepeso tienen un origen multifactorial,
reducirla al desbalance entre lo ingerido y el gasto metabólico ya es un enfoque
caduco que no contempla al bagaje emocional, el proyecto sentido y el factor
desencadenante. Siendo así de acuerdo a ciertos sucesos, esta enfermedad
tendrá períodos de remisión y otros en los que se manifiesta a lo largo de la vida.

Su origen se enraiza en el Proyecto Sentido período de vida que
abarca meses antes de la concepción, pasando por la gestación hasta los 2 o 3 
años de vida y sucesos ocurridos durante la primera infancia. 

LO CENTRAL EN LA OBESIDAD ES EL ABANDONO 

El abandono puede ser literal, cuando una madre decide no criar a su hijo y lo
deja en adopción o al cuidado de otras personas o bien puede vivir con él sin 
prodigarle sentimientos reales de amor, protección y cuidado dentro del hogar 
que es la virtud arcaica que atribuímos a las madres.
La madre puede estar ausente por distintos motivos, ya sea porque siente un
rechazo hacia su hijo o hija o por estar atravesando un período depresivo, 
también por jornadas prolongadas de trabajo, este abandono se vive
y se sufre indistintamente dejando una profunda herida.
Empezamos nuestra vida intrauterina en un estado antigravitario en el que no 
tenemos ni calor ni frío, los ruidos se atenúan con el tranquilizador latido del
corazón y los fluídos en los que flotamos. La sensación es la de sentirnos
abrazados y a salvo de lo que pasa afuera, hasta los 3 años no podemos
romper esa conexión y no sabemos que somos seres separados de mamá.
Por eso la lactancia además de alimento brinda el contacto con la piel, 
el abrazo, la seguridad de ser sostenido en los brazos maternos y
hace que la "separación" que supone el nacimiento sea menos traumático.

En esta etapa quedarán vinculadas para siempre MAMA Y ALIMENTO

Este vínculo permanecerá a lo largo de la vida adulta. Si durante este
tiempo no se ha registrado carencia alguna, nada pasará, pero si queda un
registro de desamparo, abandono o conflicto de separación, se activará este
circuito, DOLOR se calma con ALIMENTO.



Y hay una razón que fundamenta esta conducta, ante el stress liberamos 
CORTISOL, que en altas dosis produce una HIPOGLUCEMIA, que logramos
nivelar con algo dulce, los alimentos dulces son MAMA, siempre. 

ROMPER el HECHIZO, nos remite a cambiar esta información. 
De lo contrario, nos veremos frente a un sinfín de dietas y ejercicios que
triunfan durante un tiempo, para derrumbarse frente a cualquier situación
vital que nos lleve hacia aquellos primeros tiempos.
Tendremos en cuenta el número de kilos de más, ellos nos remitirán a una fecha
una historia, un registro de algo que pasó. No es lo mismo tener 5 kg + que
25, este número puede aludir a una edad propia o de alguien que no está.


10 POSIBLES SITUACIONES VITALES EN OBESIDAD.

1- Mamá no me quiere, siempre me deja solo, me vuelvo tímido e inseguro
la ansiedad me hace comer a escondidas, de esa manera recuerdo 
cuando mamá estaba conmigo.

2-  Fuí abusada, temo mostrar mi cuerpo, temo que me vuelva a pasar lo mismo,
por eso enmascaro mi belleza con tejido  adiposo, de esa manera no seré 
deseada por ningún otro hombre y me sentiré a salvo. 

3-  Me he quedado sola, dependo de mi misma, soy el sostén de mi familia y 
necesito mantener una reserva de alimento y energía para proteger a mis 
hijos que todavía son chicos, siento tristeza y decepción que alivio comiendo.

4- El mundo es amenazador, siento que pueden dañarme, necesito el calor y la
protección de mi tejido adiposo para amortiguar los golpes de la vida y
plantarme frente a otro adversario más. Necesito que me vean fuerte.



5- Necesito caricias, necesito contacto, agrando la superficie de mi piel
para que me toquen con amor, pero no pueden llegar a mi de alguna 
manera me escondo bajo mi piel.

6- Siento que soy invisible que no valgo como los demás, necesito que
me vean, no sé como decir lo que siento en realidad.

7- Mastico mi pena, mastico mi rabia, tengo la boca llena no puedo
expresar cuánto me duele esto, no sé qué hacer con mis emociones
temo lastimar, prefiero lastimarme o huir de lo que me pasa.

8- Me mantengo leal a mi familia, todos son gordos, pertenecer a ella
significa que debo ser como ellos, sino me excluyo y no tengo pertenencia.

9- Me siento perdido, el tiempo pasa demasiado rápido he crecido pero
mis emociones siguen siendo las mismas, necesito que mi metabolismo
sea lento, mi cuerpo pesa y se mueve con lentitud.

10- He perdido a alguien a quien quería mucho, retengo líquidos no lloro
necesito sentir que esa persona no se fue, entonces peso lo mismo, tomo
su lugar, quiero creer que no se ha ido de mi vida.


Las causales son muchísimas,  para quien quiera investigar el tema hay
literatura de sobra. Cada quién encontrará en estas 10 posibilidades 
una referencia o creará la propia. Pero la intención es la de no limitar
la comprensión del sobrepeso y la obesidad, sino la de expandirla a otras 
posibles causas a fin de saber que nada en las emociones es exacto.
Jung decía que la enfermedad vino a sanarnos y creo que es así, en
la obesidad el cuerpo grita lo que la boca calla, si no vamos a profundo
veremos que hay períodos de remisión y crisis en situaciones en las que
un factor desencadenante como la muerte de un familiar, una pérdida o
una separación activa nuevamente todo este viejo circuito y de esto se
trata de reprogramarnos y de actualizar el programa emocional. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario