miércoles, 16 de septiembre de 2015

LO UNICO SEGURO

No sabemos ni cómo, ni cuándo, en qué circunstancias o a causa de qué, 
pero sabemos desde que tenemos conciencia que algún día, moriremos.
La vida está llena de incertidumbres, por eso la muerte es lo único
seguro, por lo tanto deberíamos de dejar la Era de la Boludez y hablar
 de la muerte en talleres, universidades, como de algo natural y
  quitarle el TABU. Hay gente que no tolera escuchar la palabra, otros 
  que tienen la triste noción que después de ella no hay nada, pero lo 
peor es pensar que nos espera un dios castigador y sádico que lleva 
un registro de cada cagada que nos mandamos. En esa lista negra  
estará cada palabra, obra u omisión !!!!!!!   AUCHH !!!
Y ahí empezamos a perder la memoria, es natural.

La verdad es que esta idea no ayuda. La verdad es que los
que volvimos de una E.C.M. sabemos que al menos en ese
primer escalón la experiencia de morir es diferente. 
En ese estado de NO SER nos inunda una profunda PAZ
GRATITUD y ALIVIO, es difícil volver porque al final del
túnel está el reencuentro con aquellos que se fueron antes.
Y sólo se escuchan voces conocidas, risas y murmullos.

Y también tuvimos la opción de quedarnos ahí o volver.
Alguien nos pregunta o nos advierte que todavía no es
el momento y volvemos, sin temor a ese tránsito.

PREPARARNOS PARA ACEPTARLO

Sólo me voy a referir a personas ancianas que
padecen una enfermedad terminal o incurable
y se sienten próximos a morir.

Saberlo por anticipado NOS DA UNA CHANCE:

Podemos seguir repitiendo eso del infierno que merecí y del Cielo que 
perdí o cambiar las creencias. Tuvimos toda una vida para hacerlo.
Aferrarnos a la idea del castigo es morir en pánico, irse así, realmente 
no vale la pena. Sumarle al dolor de dejar a quienes amamos, o a los 
avatares de una cruel enfermedad esa amenaza es masoquismo.

Es cierto que es cuasi milagroso que personas grandes
modifiquen sus ideas, pero vale intentarlo o pedir apoyo.
Hay Tanatólogos especializados en abordar este tema.


  ¿¿ Y LA FAMILIA  ??

Si hay Amor y amplitud de Conciencia lo mejor
es acompañar, respetando el deseo de partir.
Muchas veces la persona agobiada por el dolor, el cansancio
el agotamiento físico y mental ha decidido entregarse, pero
la familia le exige tratamientos, visitas, estudios invasivos
y espera con ansiedad una mejoría que no llega.

Es entendible, la separación es dolorosa, pero hay casos en que la 
otra opción es obligar a quien ya no lo desea a que viva como sea, 
por temor, dependencia, o miedo a quedar solo/a. Entonces la 
persona enferma siente esa exigencia "tiene que mejorar" 
"tiene que comer" "tiene que sonreir" si no lo hace decepciona o
 enoja a quienes tanto esfuerzo hacen y esperan esa mejoría. 
Tiene que fingir, pero no puede, siente vergüenza, pudor, 
frustración o tristeza. No lo dejan ir, nadie entiende ese dolor, 
entonces calla por temor a ser tomado como loco/a, suicida
ingrato y egoísta. Calla, finge dormir.


La persona debe entonces lidiar con su dolor, sus miedos,
su tristeza y también la de sus familiares.

Es injusto, a nadie le sirve semejante sacrificio, cada uno
debería tener el inalienable derecho de irse sintiéndose al
menos liberado de esas cargas.

LO UNICO POSIBLE

Es acompañar, es hacer el duelo con discreción y respeto.

A veces lo único posible es saber respetar el deseo sin
juicios ni reproches, a veces lo único que podemos hacer
es escuchar, aceptar, agradecer que hay tiempo para
despedirse, elegir las palabras y DAR LA MANO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario