jueves, 17 de septiembre de 2015

PERDONARSE por no SABER PERDONAR

Perdonar puede tener connotaciones muy diferentes para los unos 
y los otros. Algunos le encontrarán un sentido religioso y asumirán 
que perdonar es un deber y toleran todo pasivamente porque es
lo correcto. Otros creerán que perdonar es crear una región de
amnesia y sepultar en el olvido las ofensas.Otros que es imposible 
o que es innecesario, entonces negarán su importancia.

Perdonar es un acto soberanamente individual y único.
Pero es un proceso PERSONAL, INTIMO y DOLOROSO.

Todo depende de qué o quién nos haya herido, cuanto más cercano 
sea el vínculo, mayor esfuerzo nos demandará PERDONAR.
Como sea, perdonar es necesario para liberar el ALMA, porque 
el odio no es más que un amor no correspondido.
De manera que habrá que liberarse de ese peso para
continuar con nuestra vida en PAZ.


No es necesario que el otro acompañe, reconozca o
haga su proceso, porque en la mayoría de los casos no hay
equidad. ¿ Cuántas veces escuchamos hasta que él o ella
no lo reconozcan no perdonamos ? Y la vida se va en la espera

Y a esa espera se suma la Ira porque el otro no siente lo
mismo que yo. Entonces si el otro no da el primer paso
yo tampoco y la vida se detiene inútilmente en el rencor
en cavilaciones, en recuerdos "felices", lo que pudo ser...

Pero habrá que aprender primero a PERDONARSE


Porque no hemos venido a enseñar sino a aprender
no importa cuántas veces haya que hacerlo.

Entonces PERDONAR a otro, es dejar de juzgarnos
por haber caído en una trampa.
Es darnos la oportunidad de girar la Rueda del Destino
y hacer buen uso de esos hilos.


Cortando nudos, hilando fino para que el ovillo
 no vuelva a enredarse, sino quedaremos atrapados

EL RENCOR NOS ATA y nos impide seguir
con esta trama.

EL PERDON NOS LIBERA, pero debe ser primero
un proceso personal, íntimo y necesario. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario