miércoles, 9 de septiembre de 2015

NO al AMARRE

Los Amarres no son inocentes, es decir cualquiera puede pagar 
por un amarre y dejar que otro haga el trabajo "sucio".
La motivación nunca es el Amor, siempre será deseo,
calentura, envidia, venganza o desesperación.

Quien está pagando un Amarre (a veces son muy caros)
no tiene el valor de aceptar un NO. Pero si el deseo intenso de 
que el o ella vuelvan sometidos por una fuerza poderosa.
Por varias razones son efectivos, sobre todo si la víctima
sospecha algo o recibió alguna información. Entonces por 
temor volverá y el desenlace de esta "Unión" forzada durará
un tiempo breve o tal vez muchos años. La persona en
cuestión esconderá su rabia o tal vez tome venganza,
mientras tanto tal vez nazca un hijo que se alimente de 
estas energías y así la información se transmitirá.

TODO TIENE SU PRECIO

Solo que algunas veces lo que se paga no es dinero

¿ Cuál es el color de esta Magia ?
Algunos dirán blanca, otros dirán negra, pero
usualmente se define como ROJA, porque en muchos
casos se hacen rituales de Sangre con animales 
ofrendados a ciertas Entidades y claro que siempre que
invocamos entidades ellas reclamarán algo a cambio.

Al que lo hace y al que lo pide.

Hacer Amarres es someter el libre albedrío del 
otro, por inseguridad, por poca autoestima o por
venganza. De estas fuerzas nada bueno sale.
Porque una se alimentará de la revancha y otro se 
sumirá en la noción de haber sufrido un GUALICHO.

¿ A QUIEN LE GUSTA QUE LO AMARREN ?


El o la amarrada se sentirá sin voluntad, débil
triste o enojado, pero el temor será mayor y
también recurrirá a otra Magia.

A veces el Amarre se producirá pero no en el momento
deseado, sino cuando se perdió el interés. Entonces 
el amarrador termina siendo el amarrado.

Otras veces la persona amarrada se violenta y la cosa
puede terminar en tragedia, más si se calienta el
pico con un poco de vino o con algún chusmerío.

¡  OJO  ! No hay que andar jodiendo con estas cosas
En algunos lugares, esto es tan real como la religión.

Me acuerdo de un hombre joven, que quiso plantar un
jazmín y sin querer encontró en una maceta la foto de un 
anterior novio de su mujer (un ex amigo que había tenido un 
accidente) La foto enterrada con sangre, fluídos y alfileres lo
impresionó de tal manera que sin dudar echó a la mujer de
la casa. No era un ignorante, tampoco un salvaje, entendió
un lenguaje universal, el de la Magia Roja.  


Hoy recibiré ataques por este texto, pero es mi
percepción y mi experiencia de estas prácticas.




Como toda acción se puede hacer, pero siempre
invariablemente será como pedirle un Deseo
a la Pata de Mono, es preferible pensarlo,
sobre todo por los hijos que llevarán esa carga.

¿ VALE LA PENA ?




CONSULTAS en 

CIUDAD DE BUENOS AIRES

VIA SKYPE O HANGOUT

a canaj82@gmail.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario