miércoles, 1 de abril de 2015

LA LUZ MALA



Súbito brilla a lo lejos 

una luz... la luz maldita, 
cuya historia nunca escrita 
saben jóvenes y viejos. 
Vedla: lanza mil reflejos; 
se detiene y humo exhala; 
incendia el campo; resbala 
retorciéndose maligna; 
y cada uno se persigna, 
murmurando: "-¡La luz mala!" 




"-Es el alma de un hermano, 

que, desterrada del cielo, 
solitaria y sin consuelo 
vaga errante por el llano; 
un espíritu cristiano 
de crueles ansias lleno, 
que, de la noche en el seno, 
nos ha pedido otras veces 
una cruz y algunas preces 
que lo tornen justo y bueno." ....


Fragmento de la Luz Mala, 
Santos Vega y otras leyendas argentinas
Rafael Obligado 1851- 1920




   

La luz Mala es una de las leyendas mas populares de Argentina y Uruguay.
En el noroeste argentino y en zonas rurales abundan relatos que la describen
de distintas formas, una como una luz que se ve bien entrada la medianoche
a poca distancia del suelo, otras veces como una luz inquieta que se desplaza posándose sobre los alambrados, los árboles o en los molinos, otras 
acompañando al viajero en caminos oscuros y solitarios o próximos a un 
cementerio, así lo relatan muchos vecinos de Villa Jalón, Provincia del
Chaco localidad poco habitada en donde los niños de la Escuelita 81
tienen muchas historias para contar con total naturalidad.


Dicen los paisanos que la Luz mala es un alma en pena, el espíritu de un
difunto que se ha quedado vagando y toma la forma de una luz brillante.
 Ellos la conocen y recomiendan recitar una oración y morder la vaina del 
cuchillo, elemento infaltable para cualquier hombre de campo, que sabe que
poco o nada se puede hacer con un arma blanca.

Otra leyenda dice que la luz mala indica el lugar exacto en donde se 
encuentran piezas de oro u otro metal precioso y que el espíritu aferrado
a sus posesiones aleja con su luz al intruso.



Como sea, nada explica la reacción natural del caballo, conocedor
de otras dimensiones (si es que el paisano anda montado), porque su 
reacción es inmediata y se espanta negándose a pasar por el lugar o se 
desboca en un alocado galope, a veces el hombre desprevenido cae y
si está tomado, ni se entera, aunque puede que alguno le cuente.


Otras explicaciones mas terrenales lo vinculan con la osamenta de
animales o restos de plantas que emiten una especie de luz fluorescente,
causada por la liberación de gas.

Pero nada explica su veloz desplazamiento en todas las direcciones posibles,
todavía no he encontrado ninguna teoría que ubique al fenómeno dentro
de los parámetros de la ovnilogía, pero seguramente pronto la habrá.



No hay comentarios:

Publicar un comentario