miércoles, 15 de abril de 2015

EL AGUA LEE la INFORMACION EMOCIONAL

La estructura del agua puede modificarse de acuerdo a las
"memorias" de deseos, intenciones, pensamientos y estados de ánimo.

Y no hay elemento más determinante de nuestra vida y su calidad
que el agua, ya que ella conforma entre un 70 o 90 % de nuestro cuerpo.
La expectativa de sobrevivir sin alimentos se extiende a unos 40 o 50
días y tal vez más, pero la carencia de agua a unos escasos días.
Nuestro planeta también tiene en idéntica proporción un 70 % de agua 
 Dos átomos de H y uno de O2 forman una molécula de H2O.


Ella caerá del cielo como una suave llovizna o como una torrencial lluvia, se
 deslizará desde las montañas en primavera surcando cauces de ríos y lagos 
  Alterará su forma, color y temperatura y también sus estados, que podrán tener
 la solidez del hielo, la sutileza del vapor o la claridad del precioso líquido.


Pocos elementos tienen la versatilidad del agua, será por eso que los Signos 
de agua son tan emocionales y que nuestras lágrimas son líquidas.
 Los Griegos atribuían a los líquidos "humores" el origen de ciertas enfermedades 
mentales y estudiaron esta vinculación entre humor y emoción en sus
 tratados de medicina.


CAMBIOS EN LA ESTRUCTURA DEL AGUA


 Un experimento fue difundido hace unos años por un japonés Masaru Emoto.
 su difusión reveló evidencias sobre la respuesta emocional del agua, despertó 
sospechas y controversias al igual que fascinación y sorpresa. Durante una 
década Emoto investigó la estructura molecular del agua y sus respuestas frente  
a distintos estímulos, estos podían ser explícitos como palabras o implícitos 
como intenciones y juicios de valor. Tras repetir esta "comunicación" congeló 
 las distintas muestras, registrando por escrito cada mensaje.
Posteriormente tomó fotografías con un sensible microscopio y las imágenes que 
obtuvo, maravillaron a unos y escandalizaron a la comunidad científica  


Si partimos de la base de un 70 % de agua en nuestro cuerpo y si sabemos que
ella puede ser tan versátil frente a estímulos como temperatura y movimiento,
¿ Porqué no creer que también es capaz de reaccionar a la vibración de paz,
odio, amor o rencor ? No hay área del cerebro que no se active con el sonido
de una hermosa canción o con los bocinazos del tránsito citadino.
No hay receptor olfativo que no se altere frente a un hermoso aroma o al
hedor de algo en descomposición. Y el cerebro humano es 75% AGUA
 

Si quedan dudas sobre estos resultados yo recomiendo beber más agua.
También colocar sobre el escritorio o mesita de luz, un pequeño 
vaso o cuenco de vidrio que contenga agua, si las energías que
emanamos o que recibimos de otras personas son nocivas, el
agua se llenará de burbujas de gas, a veces se enturbiará.
Observar estos cambios y experimentar si se quiere usando el
PENDULO, renovarla las veces que haga falta, hasta equilibrar
la energía del lugar. 

 



 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario