sábado, 18 de abril de 2015

El AMBAR y los hijos del SOL

El AMBAR al igual que el Coral y las Obsidianas, tampoco es un mineral,
es resina fosilizada de Pinos que poblaron la Tierra hace 40 millones de años.
Su poder condensa la energía del Sol y la de aquellos árboles ya desaparecidos.
Por su origen remoto y poco común ya era muy apreciado desde la antiguedad,
sus colores son variables, siendo los más conocidos el amarillo ámbar, aunque
hay otros anaranjados, amarronados, gris, blanco, color café y azules.
 

Al hacerse sólido algunos insectos, hongos, restos de helechos y flores de aquel período
quedaron atrapados en su interior, siendo un material muy valioso para 
arqueólogos, biólogos, botánicos, geólogos y entomólogos.


La mitología griega tiene una hermosa leyenda que explica su origen, Apolo o
Helios, dios del Sol, tenía varios hijos, entre ellos a un joven llamado FAETON,
que alardeaba con sus amigos sobre su origen divino y para demostrarlo asegura
que llevará el carro de Apolo durante un día. Ante el insistente pedido su padre 
cede, pero llegado el día Faetón sintió pánico y entendió que no estaba preparado,
pero ya era tarde. Perdió el control de los caballos y el carro se elevó tanto que 
la Tierra se enfrió, luego bajó tanto que secó ríos, quemó bosques y cosechas
Cuando pasó por Africa convirtió mucha de su extensión en desiertos quemando
también la piel de los etíopes hasta volverla negra. Era inevitable la intervención 
de Zeus, que derriba a Faetón. Este cae en un río en el que finalmente se ahoga.  

  
La muerte de Faetón apenó enormemente a Apolo y a sus hermanas Las Helíades
que lloraron desconsoladamente durante años, finalmente los Dioses las convierten 
en álamos y a sus lágrimas en AMBAR. Tal es el origen de esta preciosa resina.

El auténtico ámbar que procede de la Pinita succinífera es privilegio de 
unos pocos, su valor es incalculable, pero existen otras versiones de resina
fosilizada en Canadá, Birmania, Italia y a orillas del mar Báltico.

EL PODER DEL AMBAR

 
 ELECTRICIDAD, deriva de la palabra griega para designar al ámbar
Electrum al frotarla forma un campo magnético capaz de generar una potente
carga eléctrica, esta propiedad lo ha convertido en un poderoso amuleto contra
todo tipo de males, hechizos, enfermedades, daños, etc.
Se cree que su poder se transmite a quien lo lleve, librándolo de tristeza y dudas
protegiendo la salud y ahuyentando envidias y mal de ojo. También atrae a 
personas buenas y generosas a la vida de quien lo lleve. Los egipcios creían
que no había amuleto más fuerte, se encontraron falos de ámbar que alejaban
a los malos espíritus, aumentando la virilidad de los hombres y la fertilidad
de las mujeres. 
La energía del AMBAR reúne al elemento Aire, Fuego y Tierra.
Durante la Edad Media, se lo utilizaba en polvo como parte de un preparado 
con el que se realizaban exorcismos y se alejaban a malas entidades.

Hoy su uso más conocido se asocia a la protección que emana de su energía,
la atracción de suerte y buena fortuna. También se lo utiliza para 
mantener
 o recuperar un buen estado de salud y alejar accidentes o desgracias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario