lunes, 13 de abril de 2015

LA CASA de la PALMERA o de las PUERTAS CERRADAS

  Al que haya transitado por las calles cercanas al Congreso de la Nación no
le pasará inadvertida LA CASA DE LA PALMERA. Esta parece desafiar
el destino de las antiguas construcciones y suspendida en un tiempo, quedó 
atrapada entre edificios. Su halo de misterio, cubre una trágica historia. 


Que comienza cuando la viuda del Dr. Galcerán. Catalina de Galcerán
 la compra y se instala en ella con sus hijos, 5 varones y 1 mujer. Catalina 
gozaba de una próspera economía que le permitió costear los estudios de sus 
hijos y todos egresan con distintos títulos universitarios, Médico, Escribano
Arquitecto, Abogado, e Ingeniero. Catalina siente que ha culminado con éxito la 
difícil tarea de criar hombres de provecho, siendo viuda Pero, creo que la ilusión 
duró muy poco ya que cada uno de ellos dispone de su fortuna personal y pueden 
vivir holgadamente sin trabajar. Entonces lejos de desarrollar sus profesiones 
dedican el tiempo libre al ocio, el juego, los deportes y las mujeres. Este estilo de 
vida se riñe con los valores católicos de Elisa, la única mujer, quien siempre destacó 
en sus estudios y en su conducta decorosa. Ella se recibe de Taquigrafa y obtiene 
un empleo en el Congreso Nacional. También asiste regularmente a las misas de 
Ntra. Sra. de Balvanera, la vida de Elisa transcurre en estos escenarios, el 
empleo, el Senado, el cuidado de su madre, los quehaceres de la enorme casa 
y las Misas diarias.
No hay registro de otros vínculos o relaciones fuera de estos ámbitos.


 La relación de Elisa con sus hermanos siempre fue difícil y llega a límites 
intolerables cuando ellos vuelven a la casa borrachos o acompañados. Tanto 
Catalina como Elisa toleran, el caos que se desata cada noche. Tal vez por la edad, 
por los reiterados disgustos o ambas cosas Catalina enferma del corazón, antes 
 de partir le encarece a Elisa la tarea de hacerse cargo de la casa y muere. 

Para honrar su memoria los hermanos deciden clausurar 
 su dormitorio y esta primera puerta permanecerá cerrada.

La muerte de Catalina daría un giro imprevisto en la vida de la familia, después 
de unos meses sin cambios, Elisa está más sola que antes y se aboca de lleno a su 
trabajo, a los quehaceres de la casa en los que incluye a dos empleadas domésticas 
y sus Misas. Cuando alguna razón le impide asistir, compensa con dos o tres Misas 
diarias. Sus hermanos ya sin la madre siguen con sus habituales salidas y lo único 
que une a estos hermanos es la pertenencia a esa casa, pese al malestar. 

 Ninguno se quiere mudar del lugar.



Años de silenciosa tolerancia, podrán ser el alimento de un odio pertinaz que  
   va instalándose en Elisa, en cada afrenta. ¿El germen de una futura venganza? 
Ningún investigador pudo probar nada, pero tanta ira tomará tal vez la 
forma de otra muerte. Uno de los hermanos en un partido de tennis, sufre un
infarto y muere súbitamente. Tras el sepelio, OTRA PUERTA se CIERRA.

Al día siguiente Elisa concurre a su trabajo sin hablar de lo sucedido.

A los pocos meses otro hermano remaba en su bote en un Club de Regatas, cuando 
la borrachera lo hace caer torpemente sobre la soga de amarre, de manera
que dando un extraño giro queda atrapado y cae al agua, muere ahorcado.

Elisa recibe los servicios de otro funeral, decide CERRAR OTRA PUERTA.
Sin emoción continúa con sus quehaceres y se va a dormir, sin comunicar
a nadie la tragedia, concurre a su trabajo como cualquier otro día.

La CUARTA PUERTA se cerrará cuando un accidente automovilístico
termina repentinamente con la vida con otro de los varones Galcerán.  

Al poco tiempo en una disputa por una mujer otro de los hermanos herido
por un cuchillo, muere.Y OTRA PUERTA PERMANECERA CERRADA.

La inexpresividad de Elisa desborda al único varón sobreviviente, el médico
 quien la acusa de las muertes de sus hermanos. Elisa sin inmutarse responde que 
ellos merecían este destino por haberse alejado de Dios y que seguramente 
estarían rindiendo cuentas. Sin poder creer lo que escuchaba el médico se va a 
dormir con una mucama, como lo hacía habitualmente.

 A la mañana siguiente Elisa se presenta a la Comisaría declarando que su hermano 
y una mucama yacían muertos en el dormitorio de servicio. Se inicia una 
investigación pero nadie la incrimina, aunque la sospecha surge por la presencia 
de un brasero en el dormitorio. Los gases de combustión serían los causantes de 
estas muertes, pero el hombre era Médico y seguramente sabría sobre estos riesgos. 
Los otros empleados declaran en contra de Elisa, alegando que escucharon gritos
desde el dormitorio. La investigación se cierra y los empleados son despedidos, 
durante los próximos años nadie más que Elisa entrará o saldrá 
de la CASA de la PALMERA.




Elisa mantiene una relación de distante amabilidad con sus vecinos, sigue con
su trabajo, sus idas a la Iglesia y así transcurren 40 años desde la muerte de
su último hermano. En 1992 su ausencia a la Misa preocupa al Párroco quien
luego de llamarla infructuosamente concurre a la casa con un médico.

Al abrir la puerta principal el cuadro era desolador, el estado de abandono de
la casa la hacía inhabitable, capas de polvo cubrían muebles y escaleras en
donde vagaban a su antojos ratas de todos los pelajes. Ninguna luz funcionaba
salvo una que provenía del sótano, en el que funcionaba un dormitorio.
Tendida sobre la precaria cama, en la semipenumbra de un pequeño tragaluz,
yacía el cuerpo de Elisa, sin vida. Sus pertenencias eran una mesita de luz
un Rosario, su Biblia y un espejo.

Los investigadores recorren la escalera que daba a los pisos altos y observan
la inmundicia y el hedor que invadía una casa de puertas cerradas que
guardarán su secreto. Elisa no había subido esas escaleras durante décadas.

Durante años la casa permaneció cerrada y en un tiempo funcionó allí una
Escuela irónicamente se llamaba ESCUELA DE PUERTAS ABIERTAS,
actualmente funciona una sede del Partido Socialista.
Dicen que si esa casa es visitada por hombres libertinos, sentirán un gran
malestar en su estómago, debido al castigo de Elisa que según otros
relatos todavía vaga por el lugar, ubicada en Riobamba 144.
Ciudad de Buenos Aires, ARGENTINA.  




No hay comentarios:

Publicar un comentario