martes, 28 de abril de 2015

LAS FURIAS, PARCAS o DESTINOS

Implacables, cuando había que castigar cualquier crimen familiar, 
temidas por los mismos Dioses, su nacimiento signó su destino.
Cuando Cronos castra a su padre Urano, brota sangre que es
recogida por Gea, así se gestaron las Erinias, con su aspecto
aterrador, sus rostros vengativos y sus serpientes sibilando
en sus cabezas. Llevan en sus manos antorchas y látigos. Ellas 
tendrán como misión restablecer cierto orden moral, castigando 
aquello que queda impune en la Tierra. 


Se las representa como tres fuerzas primitivas que no reconocen
la autoridad de los Dioses, ya que son anteriores a ellos. Pueden
adoptar forma femenina o de perros alados, de sus ojos amenazantes
brota sangre, su sed de venganza no tiene límites.

Alceto la que nunca se detiene, es la más implacable y es
la que castiga los crímenes morales
 
Tisífone es la que castiga los crímenes de sangre y asesinatos

Megera la envidiosa, siembre la discordia y castiga los
actos de infidelidad y traición

Acosaban a los autores de crímenes familiares, enloqueciéndolos
o induciéndolos al suicidio, pero se dice que el castigo no cesaba
con la muerte. Ellas estaban en las puertas del Erebo o Tártaro,
el inframundo de Hades, lo que sería el infierno para los cristianos.


En otros aspectos ellas prohiben a los adivinos y profetas el don  
de anticiparse a los acontecimientos del futuro, porque si el hombre
tiene mucho conocimiento creerá que puede asemejarse a los Dioses, 
entonces hay que mantenerlo en la confusión y la incertidumbre. 

Ellas deben proteger al mundo del caos y la anarquía castigado
al criminal no importa el rango ni el poder que tenga. Así el 
culpable de un crimen vagará de ciudad en ciudad enloquecido
por las Furias hasta que alguien interceda por él.

El rey tebano Orestes, al saber que su madre mató a su padre
la asesinó por mandato de Apolo. Las Furias lo acosaron 
de tal suerte que lograron enloquecerlo, sin escuchar razones.


Finalmente Atenea intervino en favor de Orestes y logró aplacar a  
las Erinias, que a partir de ese momento pasaron a llamarse Las
Euménides, esta historia es una transición de la justicia más
primitiva a otra más equilibrada y que contempla atenuantes.
Otras deidades las Cárites diosas del perdón, vestidas de blanco
purifican y curan a Orestes de sus males. 
 

Las Erinias, suelen ser comparadas con las Gorgonas, las
Grayas y las Arpías.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario