jueves, 23 de abril de 2015

SAN JORGE

Yo personalmente me resisto a pensar que el martirio es el camino hacia la
 Santidad, no todos los mártires han sido santos, ni todos los santos han sido
mártires. Pensar así sería creer que la recompensa al bien siempre es el 
martirio y una muerte cruenta. Algo bastante desolador. 

 Lo que respeto profundamente es el valor que tuvieron tantos niñas, niños,
hombres y mujeres para sostener su fé, más allá del resultado, la entereza de no
renunciar a sus valores frente a la adversidad y la condena social. Los cultos
impuestos por tiranos fueron una constante histórica que todavía hoy siguen
regando la tierra con la sangre de gente inocente en muchos países del mundo.
 
 SAN JORGE de CAPADOCIA


 Posiblemente Jorge haya nacido en Capadocia, Turquía, ciudad muy particular por
su extensión intraterrena, hijo de agricultores prósperos o del mismo gobernador
de Capadocia, llamado Anastasio desde su temprana niñez fue un hábil jinete.

CAPADOCIA

Cuando Jorge tenía 10 años muere su padre, años después al cumplir 18 ingresa 
al ejército, siendo condecorado con el título de Tribuno de la Guardia Imperial. 
En ese tiempo reinaba el emperador Diocleciano acérrimo enemigo de los
cristianos que decreta su persecusión, con el fin de asesinarlos, previo martirio.

Posiblemente durante estas crueles persecusiones Jorge entra en contacto con
algunos cristianos y según cuenta la leyenda se convierte al Cristianismo.
Tras confesarlo públicamente entrega sus pertenencias a los pobres, liberó a los
esclavos que tenía y se presenta frente al emperador para pedirle que detenga
la matanza. Diocleciano intenta negociar con él ofreciéndole honores y poder, 
pero ante la firme negativa de Jorge lo condena a morir. Los detalles de su 
martirio son aberrantes pero él sobrevive ileso provocando simultáneamente
 horror en algunos y devoción en otros, entre ellos a la misma Emperatriz, esposa
 de Diocleciano. Como último recurso los pretores utilizan veneno pero él sobrevive
 y ya considerado un "Ente suprahumano" es desafiado a usar sus poderes para
curar enfermos y resucitar muertos, algo que hace sin dificultad. Con lo 
cual logra la conversión de algunos de sus verdugos. Al San Jorge médico
se le atribuyen varios milagros, por lo cual hasta hoy es invocado en 
pedidos de salud. 
 
 
En el trayecto, Alejandra esposa de Diocoleciano, se abre paso entre la multitud y 
cayendo a sus pies le pide "Dios de Jorge, ayúdame", Diocleciano enfurecido la 
condena también a morir a la mañana siguiente, pero ella muere esa noche, 
mientras dormía. Finalmente San Jorge es decapitado un 23 de abril del 303.
Dicen que unos instantes antes de morir, SAN JORGE dió gracias a Dios por
sus bondades, pidiéndole ayuda y protección para todos aquellos que invocaran
 su nombre. 

Su sepulcro se encuentra en Lydda

SAN JORGE PATRONO

SAN JORGE es el Santo Patrono de muchos países, ciudades, órdenes y
ejércitos del mundo. Entre ellos Aragón, Inglaterra, Portugal, Georgia,
Liuania, Génova, Calabria, Barcelona, Etiopía, Rusia, Cáceres, etc.




Es representado como un jinete montado sobre un caballo blanco, que atraviesa
con una lanza a un dragón que yace a sus pies. Ha sido inspiración para la 
acuñación de moneda, escudos heráldicos, banderas, blasones, emblemas, etc.

Invocar su nombre fue un grito de guerra, un pedido de protección contra
serpientes, enemigos y enfermedades como herpes, peste, lepra, sífilis, etc.

Poco sabemos en realidad acerca de la veracidad de su historia que se
asemeja a otras historias paganas, pero más allá de todo.

SAN JORGE es para mi, VALOR, CORAJE y GENEROSIDAD.
 El nos recuerda que hay que luchar por lo que uno considera
justo y sagrado, más allá de las consecuencias. Y aunque
la cuna o la circunstancia histórica nos impongan una creencia
cada uno puede elegir la suya sin abdicar. Porque es esa elección
 la que hace que la vida cobre pleno sentido y trascendencia,
 aunque nos cueste dolor físico o la vida misma. 

Porque cada vez que alzamos la mirada para elevarle
una plegaria, un deseo o darle las gracias no hay muerte.

SAN JORGE ES INMORTAL.

Quienes acudimos a él sentimos su enorme fortaleza 
y su protección. Y esto trasciende credos y banderas

La lucha del BIEN contra el MAL, es intrínsecamente HUMANA.







No hay comentarios:

Publicar un comentario