miércoles, 1 de abril de 2015

LA DIPROSOPIA de EDWARD

La triste historia de EDWARD MORDAKE es uno de los Creepy más difundidos en internet. No sabemos mucho acerca de la veracidad de algunos datos, ya que se ha ido deformando con la divulgación, atribuyéndole a su enfermedad extrañas posesiones y elementos de brujería. Algo que si se sabe  hoy es que el padecía una extraña malformación llamada DIPROSOPIA o duplicación CRANEO FACIAL, algo que no sólo afecta a los humanos.
  La anomalía está en una proteína responsable del patrón cráneo facial normal,  y dependiendo del grado de alteración el sujeto puede tener dos pares de ojos, dos orejas, y dos labios, hay muchos casos estudiados. 
EDWARD era hijo de la condesa de Darlington una terrateniente de Postmouth 
en el Reino Unido y de Sir William Pitt MORDRAKE, nace en 1887, dicen
que cuando el padre lo ve por primera vez en un arrebato de ira le
niega el apellido, por considerarlo una verdadera abominación.
  Su condición de noble lo convertía en el centro de miradas y rumores, pero por su diprosopia era objeto de burla y aversión alimentando el mito del gemelo maldito. Edward crece como un niño solitario abocado a sus estudios, destacándose en letras y en el estudio del VIOLIN. Su música lograba apaciguar su triste estado de ánimo y acallar las voces que lo atormentaban. 


EDWARD tenía una cara dominante completamente sana y expresiva,
y otra de expresión reducida, con músculatura y nervios mal desarrollados
o atrofiados, pero esta otra cara podía hacer algunos movimientos
básicos como tics y chasquidos. La leyenda popular le atribuye al otro
rostro muecas,  expresiones y risas burlonas que atormentaban a EDWARD,
llevándolo al límite de una profunda DEPRESION. Dicen que
ese rostro también podía llorar, seguir con la mirada a quien lo mirara
y que por las noches le susurraba a Edward quitándole el sueño.

No hay evidencia que pueda probar que esto sucedía en realidad, ni
mucha información fidedigna acerca del caso, si se sabe que 
el joven confinado a la soledad y el aislamiento, comprende que su vida
siempre sería tristemente diferente a las otras, por lo que le pide a sus
padres que lo liberen de este mal. La madre consulta a un par de cirujanos
uno de ellos de apellido Manvers, quienes se niegan a efectuar una 
operación ya que corría serio riesgo de perder la vida.
Pese a ello Edward insiste sin resultados y finalmente su depresión lo lleva al 
suicidio a la edad de 23 años. Hay versiones que aseguran que se ahorcó, otras
que efectuó un disparo, en un intento por destrozar ese otro rostro que lo
atormentaba. Un texto de 1900 llamado "Anomalías y curiosidades
de la Medicina" de George M. Gould evoca su caso y registra un escrito
atribuído al propio Edward con estas palabras.

" La imaginación no puede concebir las tentaciones 
espantosas en las que me envuelve. Por alguna 
imperdonable maldad de mis antepasados
estoy cosido a este demonio, porque estoy seguro 
que es un demonio. Yo ruego y suplico para que 
lo eliminen del mundo, aunque yo muera"

Dicen que pidió a su familia en una nota que lo separaran de ese rostro y
que lleven su cuerpo fuera del cementerio para que nadie perturbe su
descanso, sinceramente espero que lo haya encontrado. 

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario