miércoles, 1 de abril de 2015

ESTREÑIMIENTO, NO DEJAR IR

La misión del intestino delgado es entre otras la de absorber los nutrientes 
necesarios para el cuerpo y el intestino grueso convierte en heces los desechos 
que quedaron de esta asimilación. Sería así de simple si en el estreñimiento
 no jugaran otros factores relacionados a las 100 millones de 
NEURONAS ubicadas en las paredes del tubo intestinal

Este descubrimiento lo ubica al INTESTINO COMO
A UN SEGUNDO CEREBRO, máxime si se tiene en
cuenta que el produce el 95 % de la
hormona antidepresiva llamada SEROTONINA.

Tal vez esa sea la razón del mal humor y la tensión nerviosa que tienen
las personas que sufren constipación, además la retención no solo afecta
a las heces sino a su plano emocional, son gente a las que les cuesta soltar
lo que sienten. Se han habituado a sufrir en silencio y sienten enojo.
Una expresión común es decir de alguien "que tiene un entripado !"
esta conducta puede ser a causa de su propia rigidez, al temor a las reacción
de los demás, a la intolerancia a la crítica o a no poder controlarse.  

 Cerebro intestinal y Sistema Nervioso están en un diálogo permanente y 
más allá de lo que la persona como o beba, su estreñimiento es el 1° síntoma 
frente a un conflicto. Dicho conflicto tiene variantes ya que el intestino también 
está ligado a la generosidad, la mezquindad y a lo material.



Quien tenga o haya tenido hijos pequeños o los haya observado tal vez haya 
registrado que en esa etapa en la que el bebé empieza a sentarse en su inodoro 
o pelela, que ellos tienen una conducta a las que muchos padres reaccionan 
con dureza. El bebé a veces toma sus heces y las ofrece con una sonrisa, el no
siente que eso es mierda, el siente que eso es un regalo, el primer regalo
que el mismo puede fabricar y lo quiere compartir. Yo sé que 
puede resultar chocante, pero en su cabecita esto es así.


Por eso si no queremos un futuro constipado, trataremos de corregir el
hábito sin herir sus sentimientos, porque esa será la información 
clave de este CEREBRO ENTERICO que recién está adaptándose.

De manera que a partir de ese momento HECES y DINERO o 
MATERIA serán la misma cosa. Cuando las heces se retienen no se 
quiere dar, no se quiere cambiar, el pasado se experimenta como seguro
y el futuro es incierto. Estreñirse es temer a soltar, incluso algo que
sea tóxico, como un trabajo, un estudio o una relación.
Prefiero inflamarme antes que perder, por eso no dejo salir nada.
No quiero abandonar mis creencias, ni quiero saber nada nuevo.
Me siento seguro con mis viejas ideas y prefiero este malestar,
creyendo que es hereditario, clínico o bacteriano. 

LA VIDA DEBE FLUIR Y NO ESTANCARSE COMO EL AGUA.



Frente a este retener toxinas, gases y deshechos por temor a vaciarme
cambiaré las pautas, me liberaré del pasado y de las viejas ideas.
Tomaré el riesgo para sentirme mejor y mas segura, beberé agua.
De nada sirve aferrarse a lo que me hace tan mal, debo limpiarme
Debo hacerle lugar a nuevas experiencias, debo liberarme de este veneno 
que me hace sufrir y valorarme para que me valoren y sentir que
alguien está conmigo por lo que valgo y no por lo que tengo.
Si mi dinero no circula de nada sirve acumularlo para vivir en carencia.
Aprenderé a dar y dando, me daré una segunda oportunidad. 
Cuidaré mi alimentación, pero también mis emociones y
cuando ellas me abrumen aprenderé a expresarlas con libertad.



CIUDAD DE BUENOS AIRES

Consultas VIA SKYPE o HANGOUT

canaj82@gmail.com






  

No hay comentarios:

Publicar un comentario