miércoles, 1 de abril de 2015

VOLVER A RECORDAR LOS SUEÑOS

Muchas personas manifiestan con frustración "no haber soñado", nada
mas erróneo, siempre soñamos, sólo que a veces ciertos bloqueos emocionales
altos niveles de stress o la recurrencia de elementos censurados hace 
que no podamos recordarlos.
Si queremos recurrir a esa extraordinaria fuente de información que forman
el MUNDO ONIRICO, deberemos despojarnos de todo prejuicio y
de toda interpretación de diccionario, ya que cada elemento tiene
un significado absolutamente personal, ya sea por cuestiones
culturales, familiares, sexuales, geográficas o religiosas.
Ningún soñante interpreta un elemento del sueño de la misma manera,
así resultará que la aparición de una rata para un budista, evocará
al primer animal del Zodíaco que convocó a los otros 11 y para un
occidental significará un portador de peste y suciedad.

Para muchos místicos SUEÑO y VIAJE ASTRAL son la misma cosa, 
ya que el sueño puede ser una experiencia extracorpórea en la que el cuerpo sutil 
o el alma se libera de la materia y se traslada al infinito ASTRAL,
volviendo a él al despertar.


El escritor argentino JORGE LUIS BORGES comienza
su poema El Sueño con estas estrofas

Si el sueño fuera (como dicen) una 
tregua, un puro reposo de la mente, 
¿por qué, si te despiertan bruscamente, 
sientes que te han robado una fortuna? 

Hay formas simples de facilitar un sueño, una es estableciendo una rutina
horaria, el dormitorio deberá estar limpio y sin espejos ni superficies
espejadas. La última comida deberá ser ligera y de fácil asimilación.
Es conveniente darse un buen baño de inmersión con hierbas y usar
ropa cómoda. Se puede sahumar previamente con resina de COPAL
o con sahumerios de calidad como el SAI FLORA.
Una breve pero eficaz activación de la GLANDULA PINEAL
consiste en encender una vela alejarla a unos 30 o 40 cm y 
acercarla, tratando de mantener la vista en la llama durante
al menos 5 minutos. Se puede colocar bajo la almohada un ramito
de lavanda o una tira de AMATISTA o LAPIZLAZULI.
Se colocará sobre la mesita de luz un cuaderno nuevo y un lápiz
o lapicera para cuando surjan las primeras imágenes.

Algunas veces para disminuir la ansiedad es necesario hacer
una visualización breve, acompañada de una técnica de respiración para
acceder a un estado de relajación, tratando de ver una luz que sale
del entrecejo. Música celta o sonidos de naturaleza, en especial de agua,
 evoca ese tiempo intrauterino en el que dormir y soñar era muy simple.


Estos pasos deberán repetirse con poca o ninguna variación durante
al menos 7 días, las primeras imágenes pueden tardar en llegar pero
registraremos sin forzar, sensaciones, sonidos, día a día, al despertar.

Si no lo hacemos en el transcurso del día el sueño se irá borrando.

Si no disponemos de tiempo, podemos utilizar una grabadora.
Una vez logrado el objetivo, haremos en base a los sucesos de nuestra
vida y de acuerdo a lo que podamos investigar de fuentes fidedignas
nuestra propia interpretación, sin forzar.
Si esto no se logra en ese plazo, se descansará una semana para
retomar la práctica durante 7 días otra vez. Hay que ser constante.

Muchas veces es una gran ayuda, lanzar una pregunta al sueño
las respuestas pueden ser claras o simbólicas, pero debemos
expandir el entendimiento para saber cual es. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario