martes, 7 de abril de 2015

COSAS de PERROS y GATOS

Perros y Gatos parecerían vivir en un eterno conflicto, al menos así
 lo hemos aprendido a lo largo de la vida, aunque tengo mis dudas.
Pero si reconozco que el perro es muchísimo más tolerante
que el gato, los mininos en ese sentido muchas veces rehúyen a la 
compañía de su propia especie, en otras palabras a veces no se 
bancan ni ellos, dando largos paseos por los techos o aislándose. 


Lo cierto es que entre ellos hay notables diferencias de carácter y
también en su relación hacia nosotros, los humanos.
El perro tiende a ser más gregario, disfruta de la compañía de otros
perros y es mucho más empático. El perro jamás es indiferente a 
nuestras emociones, tanto si estas son de ira como de alegría, él o ella
sabrán como reaccionar, siempre están ahí observándonos con atención.
Son sumamente sensibles, intuitivos y tienen una extraordinaria
noción del tiempo, ellos expresan la intención de cuándo dar un paseo, 
cuándo comer, dormir y anticiparse al regreso de alguien a casa.
Los perros son incondicionales compañeros y toleran nuestros cambios
de humor con infinita indulgencia. Siempre están bien dispuestos a 
acompañarnos, independientemente del frío o del calor, eligiendo
a veces un frío umbral antes que su propia manta para estar más cerca.

Son la manifestación más pura de AMOR INCONDICIONAL.


 ¿ Qué rasgos de carácter tendrá alguien que elija a un perro ?

Los que prefieren a los perros suelen también ser más sociables
y comunicativos, tienen más contacto con el mundo exterior.
Son más dinámicos, atentos y activos, con tendencia a ser conformistas
pueden aceptar los parámetros sociales o la autoridad de sus jefes. 
Necesitan más apoyo y afecto. Pueden ser más emocionales,
el 60 % de la gente prefiere la compañía de los perros, por su
docilidad, cariño y protección.
Pueden adaptarse sin problemas a cualquier trabajo en 
relación de dependencia. Son más estables y espontáneos.


Apenas un 11 % prefiere la compañía de los gatos, animales sumamente 
enigmáticos y sutiles,  duermen durante 14 o 16 horas al día, pero en un 
tramo del sueño estarán con alguna tensión y expectantes a todo.
El gato no es gregario, ni siquiera con los suyos, de manera que antes de
 llevar otro gatito hay que pensarlo bien,  ya que éste puede expresar rechazo
 abiertamente o con dermatitis y problemas en su aparato urinario, algo 
 que se vincula con la amenaza a su territorio. A pesar de no ser muy 
emotivos ni afectuosos los gatos tienen gran sensibilidad y una percepción 
distinta de la realidad, muchos creen que los gatos son psíquicos o telépatas.
Son más bien solitarios, distantes y manifestarán que nos aceptan   
  ronroneando y frotándose con movimientos sinuosos, si nos lamen 
en algún momento tal vez nos consideren como alguien de su clan. 
Si los tratamos mal o los rechazamos no son indulgentes y se alejan un   
 buen tiempo. Parecen arraigarse más a la casa que al dueño. Cautos, altivos
los gatos tienen una extraordinaria habilidad para sobrevivir
a todo, especialmente los machos, con una envidiable dignidad.


Ellos parecen tener un linaje divino y una extraña conexión con 
la muerte, por eso les gusta habitar cementerios y lugares alejados.
Creo que los gatos más que querernos, nos toleran, pero son hermosos.

Además es el único animal doméstico que tiene el poder de transmutar
la mala energía de la casa, ellos elegirán precisamente ese lugar
de baja vibración, rodará, dando vuelcos y una vez limpio, se alejará.


¿Qué rasgos de carácter tendrá quien elija a un gato ?

Así como los dueños de perros suelen ser más dinámicos, activos y 
sociables, los amantes de los gatos serán lo opuesto. Ellos suelen
ser mucho más introvertidos, solitarios y sensibles. Expanden
más el conocimiento intuitivo y son menos conformistas.
Les cuesta aceptar las cosas como son y pueden tener conflictos
con la autoridad, también con las normas sociales establecidas.
Al igual que los gatos en muchos casos serán selectivos incluso
con sus semejantes, no cualquiera entrará en esa casa, a no ser
que haya una buena razón o un vínculo de mucho afecto.
Prudentes, a veces de poco diálogo los amantes de los gatos
tienen dificultades en los trabajos en relación de dependencia,
razón por la cual tienden a autogestionarse en empleos
independientes. Su índice de inteligencia es superior a los
dueños de perros en tareas que requieran paciencia, precisión
o desarrollo mental, su mente es más amplia. 




¿ La pregunta del millón será, podrán convivir 
dueños de perros y dueñas de gatos o viceversa ?

Habrá que ver...pero seguramente no será fácil,
tampoco imposible.




No hay comentarios:

Publicar un comentario