lunes, 20 de julio de 2015

Las TETRAMATICAS, una aproximación de LA MAQUINA DE SUFRIR

" Dicen que las mujeres siempre hablamos de lo mismo, y se equivocan.
 No es cierto que tengamos un único tema, ni que ese tema sean 
los hombres ", decía la Dra. Clay en la primavera de 1959.
Ante un azorado auditorio en el aula mayor de la Universidad de
Wichita, (ese día la agenda de la universidad, preveía una
conferencia sobre el uso de fertilizantes en la cosecha del 
tomate perita ) ....la investigadora planteaba por primera
 vez su famosa hipótesis según la cual el universo femenino 
es una constelación luminosa pero breve de cuatro asuntos

- asociación con chiste fácil y referencia a hornallas,
favor abstenerse - cuya importancia varía, como diría
el NEGRO SAM, según pasan los años.

En la adolescencia hablamos de kilos, hombres, 
años y eventuales hijos, en ese orden. 

Hacia los 30 la cuestión sigue siendo la misma, pero
la disposición se modifica sutilmente y pasa a ser:
hombres, kilos, hijos y años.

Una década después, los kilos dependen de cada cual,
la cuestión de los años avanza un par de casilleros
(a veces incluso a costa del asunto hombres )
seguido de cerca por el tema hijos, a esta altura
convertidos en un verdadero dolor de cabeza.


LA MAQUINA DE SUFRIR

NO PUEDE FALTAR EN TU VIDA
SALI A VER SI QUEDA ALGUNO !!

Cuando las mujeres pasan la línea de los 50 los temas
-embolsados sin concierto- salen como pueden o 
cuando los dejan: los hijos duplicados en yernos y 
nueras, los kilos traducidos a menopausias y hormonas
los hombres según la suerte que haya habido y los años
- que son muchos pero lo importante es como se lleven-
alineados codo a codo y cediéndose alternativamente el
paso, con cortesía o a los pisotones. 

En aquel momento, la Dra. Clay aseguraba a los
granjeros del estado de Kansas que

"en cada momento de la vida por lo menos uno de los 
cuatro temas está operativo y funcionando "


y admitía que al menos en teoría, los cuatro
 temas femeninos deberían poder combinarse 
de manera armónica.

Hoy, más de 40 años después de aquella histórica
disertación inaugural, podemos asegurar que, en la 
práctica, no hay noticias de ninguna mujer que lo
haya logrado. Por el contrario, a partir de miles de
testimonios espontáneos de mujeres sufrientes se ha
podido establecer que, a lo largo de los siglos, la 
mezcla del asunto hombres con hijos, años y kilos
ha dado como resultado conjunciones siempre
diferentes, pero invariablemente nefastas.


de LA MAQUINA DE SUFRIR

LILIANA ESCLIAR

Sudamericana MUJER

Escritora Argentina contemporánea, una Genia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario