lunes, 6 de julio de 2015

DEJAR IR A UN AMIGO........

 Después de muchos años de distancia por esas "cosas de la 
vida" me reencontré con él. Un amigo de emociones encontradas 
y temperamento de mierda, como el mío, al que todavía amo 
entrañablemente, porque me veo en él y él se ve en mi. 

Siempre fue así, la vida nos hizo distanciar, tal vez por ser
tan parecidos, pero hoy siento desconsuelo por aquellos años
 perdidos y prometo mejorarlos en esta y las vidas que queden.

La cosa es que el reencuentro se produce en el ocaso de su
vida y trato de buscar un vestigio de ese amigo que perdí.

Aprendamos la valiosa lección, vivir el 

" AQUI  Y  AHORA " sino después no hay tiempo
  
"La vida es lo que te pasa mientras hacés otra cosa..."

Y la verdad es que desde que vi a mi amigo en su fragilidad, 
perdido en su demencia, perdido en un tiempo remoto al
que ahora necesita ver como feliz, me puse otra vez la
nariz de Patch Adams. Escuché sus desvaríos, su soledad,
sus relatos inconclusos y volví a ver en él ese maldito
rostro de la muerte deseada, al que conozco en detalle.

Yo sé que quiere volver a su planeta, yo sé que se ha
ido con los suyos, que ese Cordón de Plata se puede 
romper esta noche, mañana y que con suerte la
muerte será piadosa y rápida. 

Este amigo tan querido, es un nene grande y viejo, que ya
no coordina sus pasos, que ya se pierde en las calles, que
ya no sabe quien soy. Pero eso no es lo más triste, lo más
triste son sus momentos de LUCIDEZ, esa maldita lucidez
que lo lleva a querer morirse. Esa maldita lucidez que lo 
sume en esa palabra que no voy a olvidar nunca.....

D E S A Z O N 

Mi amigo era brillante, soberbio, coqueto, arrogante, un
tirano, al que siempre por una extraña razón amé como
pude y sé que el también. Mi amigo leía, investigaba,
cantaba, escribía, leía y soñaba. No queda nada de él
apenas esos destellos malditos en los que sabe que nada
de eso volverá y sufre, sufre en silencio porque todavía
no ha perdido su orgullo. Dios quiera que no tenga que
perderlo, pero estas enfermedades malditas pueden ser
impredecibles y lentas agonías. Es mejor morir.

Mientras lloro a sus espaldas lo veo en su mundo.....
en ese mundo de ficción que él se ha creado. 

Yo no lo traigo de vuelta. El sonríe y habla cuando no 
hay nadie que lo vea, excepto yo. No está solo, quiero
creer que en esos momentos es FELIZ y es lo que cuenta.
  
Yo le voy a dibujar una caja para su cordero,
o le limpiaré los cráteres si puedo en el 

tiempo que quede o hablaremos de las rosas con espinas
de los zorros y del color del trigo. Y veremos las estrellas.

Mientras conserve su vista, nos reiremos de los asteroides
mientras conserve su habla, y enfrentaremos a la serpiente,
si tenemos tiempo, 

no voy a dejarlo ir triste, irá feliz a 
su planeta y volará con los pájaros. 

Y me lloraré la vida, si tengo suerte lo abrazaré por 
última vez y le diré que ya está viajando en un espacio
sin límites, ni dolor, ni pena alguna. Le diré al oído

¡  PAPI, YA SOS LIBRE, TE AMO, EN LA 
PROXIMA ...NOS VEMOS !!!!!!!!


Y cada tanto buscaré el destello de una estrella nueva.
Y sabré que estás ahí y aunque me quede llorando,
voy a saber que ahora sos LIBRE !!!


Dejar ir a un amigo, respetar su voluntad
y no imponer la nuestra, eso es AMOR. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario