martes, 5 de mayo de 2015

RANA, su SIMBOLISMO

La rana siempre ha estado investida de un gran simbolismo, 
tal vez por ser anfibia y experimentar una profunda transformación 
desde el elemento Agua hacia el elemento Tierra. 
Siempre asociado a la fluctuación de la vida y sus cambios 
necesarios y a la fertilidad de la Tierra.  
 Heket la diosa de la concepción y el nacimiento, fue quien ayudó a 
Isis en la resurrección de Osiris. Heket era una diosa benéfica que
 protegía a las embarazadas y le daba el soplo de vida al 
  recién nacido, cada mañana asistía al nacimiento del Sol.
Y todas las mujeres pedían su asistencia en el parto.


La rana y el renacer de la vida eran una unidad inseparable,
 ellas anunciaban la prosperidad en el valle del Nilo. 
Unos cuantos días antes de la esperada creciente 
 emergían de las aguas infinidad de renacuajos, trayendo
felices noticias a los campesinos. Su presencia era señal 
inequívoca de la crecida del río y de próxima fertilidad de
sus tierras. La cosecha sería abundante. 



Las ranas eran veneradas y cada mujer egipcia llevaba un amuleto 
en forma de rana colgado de su cuello, estos se fabricaban en oro
 o con un mineral llamado esteatita, de colores verde y blanco. 

Entre los indios de América del Norte, la rana era la mensajera de 
la lluvia, el croar de la rana era un canto sagrado y esperado, 
La lluvia bendecía a la tierra purificando almas y cuerpos, por
lo tanto la rana sería la mensajera de ese espíritu purificador.

Otros pueblos como los chinos también adoptaron talismanes
en forma de rana, atribuyéndole la energía lunar, ya que 
la rana tiene sus fases como la luna y períodos en los que se
esconde para despues aparecer sorpresivamente.
Lo relacionan con la longevidad, la salud, la prosperidad y
la protección de la casa.


Incorporada como elemento de Feng Shui
se le atribuye el poder de cuidar el hogar y la familia, por eso
lleva una moneda en la boca, para evitar el paso de espíritus
malignos. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario