sábado, 23 de mayo de 2015

S A N J O R G E




Andaré vestido y armado con las armas de San Jorge 
para que mis enemigos, teniendo pies, no me alcancen, 
teniendo manos no me atrapen, teniendo ojos no me vean, 
y ni con el pensamiento ellos puedan hacerme mal.
Armas de fuego mi cuerpo no alcanzarán, cuchillos
 y lanzas se quiebren sin mi cuerpo tocar, cuerdas 
y corrientes se rompan sin mi cuerpo atar.
 Dios, con su divina misericordia y gran poder, 
sea mi defensor contra las maldades 
o persecuciones de mis enemigos.



Glorioso San Jorge, en nombre de Dios,
 extiéndeme tu escudo y tus poderosas armas, 
defendiéndome con tu fuerza y con tu grandeza, 
A M E N 

No hay comentarios:

Publicar un comentario