lunes, 25 de mayo de 2015

El PRINCIPITO y las PRINCESITAS ARGENTINAS.



El primer encuentro se produce durante una tarde del año 1929 cuando el piloto
 Antoine Marie Jean Baptiste Roger de Saint Exupéry aterriza en el campo y
una de sus ruedas se entierra en una vizcachera -cueva de un roedor-
El aterrizaje accidentado lo deja algo confundido, pero más aún cuando en
el medio de la llanura una niña se ríe y le dice TORPE en un claro francés.
Se trataba de Edda, una de las hijas de la familia Fuchs Valon, que vivían en 
una suntuosa casa conocida como el CASTILLO de SAN CARLOS en la
 Provincia de Entre Ríos, Argentina. El insólito insulto y la risa en medio 
del campo, fue el primer contacto con las"Las Princesitas Argentinas" 
 Así comienza esta historia que dura 3 años. En  1932  contaría en
"Tierra de los hombres" que jamás creyó que iba a vivir un "Cuento de
Hadas" y narraba algunas de las raras costumbres de la familia. 

El padre le habría advertido que las niñas eran algo salvajes,
 que eran expertas jinetes, que amaban a los animales y a las rosas.
No arrancaban a ninguna de su tallo porque creían que sufrían.
En uno de sus paseos, él se apoyó en un árbol y mientras hablaba fue
seriamente reprendido por "molestar a las abejas". Otro día mientras
almorzaban en el Castillo, sintió un extraño ruido pero como las niñas se
reían no se inquietó, hasta que vió reptar una serpiente en el piso del
comedor, una de las niñas le explicó que tenía el nido bajo la mesa. 

Exupéry contó también que en otro de los paseos por el campo Suzzane
trepó a un árbol en donde había una víbora, la niña le pidió que no le
haga daño, que solo estaba jugando y siguió trepando.



También cazaban zorros y los domesticaban.

Hablaban con los corderos y ambas Edda de 9 años y Suzzane de
14 amaban al tío Antoine, el planeaba rodar una película con ellas
pero no hubo tiempo. En su última visita le advirtió a la madre 

- Tengan cuidado, un día aparecerá un horrible pequeño
 marido y las llevará en cautiverio - 
Con estas palabras se despidió Antoine de las Princesitas y 
 en 1938 el castillo es abandonado. Después de muchos años 
comienzan los trabajos de restauración y 
 recupera de a poco su belleza original. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario