sábado, 30 de mayo de 2015

ULCERA GASTRICA, HACERSE MALA SANGRE

Quien haya experimentado los primeros síntomas de Ardor, malestar 
dolor ahí en la boca del estómago, sabrá que todo cae mal hasta el
 ¡ Agua ! nada se digiere, se siente un profundo rechazo a los olores, 
un continuo estado de tensión hace que todo nos preocupe.

La cara se contrae, las vísceras de nuestro Cerebro Entérico
también se contraen y funcionan erráticamente, como si
hubiésemos comido algo, el ácido que destruye al alimento
corroe las paredes pero afecta más al duodeno.

Todo es ácido, todo es corrosivo, nos quemamos por dentro.

Hay una expresión que es típica en las personas que padecen
gastritis y eventualmente úlceras, es una expresión de honda
tristeza, melancolía y preocupación. 

Las gastritis y las úlceras no afectan a personas impulsivas, al
contrario, afectan a personas más bien pensantes en extremo,
reflexivas, a "buenas personas" porque se han sobreadaptado
y toleran. Tienen temor de herir o de ser abandonadas,
prefieren callar con el síntoma lo que la emoción grita en
esos ardores, eructos, dolores o vómitos sanguinolentos.

Padecer de una úlcera no deja lugar a pensar en nada más.
El malestar es permanente pero tiene sus picos, hay que 
empezar eliminando picantes, frituras, cítricos, café y todo
lo que irrite, pero así y todo se siente que todo irrita.

¿ No es curioso que el cuerpo busque aliviarse
con una posición fetal ?

El dolor nos hace sentir indefensos y vulnerables

Y a veces no hay antiácido que alcance, porque la acidez no
viene de las vísceras, lo ácido es algo que viene desde afuera.

Estamos tolerando algo, estamos soportando a alguien
que no podemos "tragar", que no digerimos, un fuego
interior se aloja en las vísceras y no en nuestras palabras.

Callamos, pero el cuerpo habla 

Habla consumiéndose, habla con espasmos y dolor
y hasta con vómitos -expulsar el veneno- de sangre.

HABRA QUE DEJAR DE HACERSE MALA SANGRE

Estamos a tiempo de acompañar las indicaciones médicas
con esta comprensión de lo que las emociones provocan en
los tejidos, sobre todo los del aparato digestivo, tan
cercano y sensible a nuestras emociones. 



CONSULTAS en

CIUDAD de  BUENOS AIRES

VIA SKYPE o HANGOUT

a canaj82@gmail.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario