jueves, 26 de enero de 2017

HOMUNCULO

Palabra que deriva del latín homunculus que significa "hombre pequeño" y que no alude a un individuo de baja estatura, sino a humanoides en miniatura que los alquimistas afirmaban haber
creado a partir de la manipulación de materia inerte.
El término parece haber sido usado por primera vez por el alquimista Paracelso, que hacia principios de la Edad Moderna sostuvo que se podía crear (de hecho él aseveró haber tenido éxito en la empresa) un falso ser humano de unos 30 cm. de largo, a partir de la combinación de esperma, huesos, fragmentos de piel y pelo de cualquier animal. Luego, todo eso debía ser enterrado rodeado de estiércol de caballo durante 40 días, tiempo en el cual el embrión estaría formado. Otra receta de los alquimistas para lograr un pequeño y monstruoso hombrecillo era la siguiente:

Recoger una raíz de mandrágora (que tiene una forma levemente humana) y alimentarla con miel,
sangre y leche hasta que se convierta en un ser humano en miniatura. Un tercer método consistía en tomar un huevo puesto por una gallina negra, hacerle un pequeño agujero en la cáscara, reemplazar una porción de clara del tamaño de una alubia por esperma humano, sellar la abertura con pergamino virgen y enterrar el huevo en estiércol, el primer día del ciclo lunar de marzo.
Tras 30 días surgiría del huevo un ser humano en miniatura.
En todos los casos, se decía que el homúnculo sentiría hacia su creador una suerte de devoción tal
que lo llevaría a protegerlo y cuidarlo de todo posible peligro.

Inventario de Criaturas Fantásticas. Basiliscos, Aluxes, Mulánimas, Elfos y otros Seres Fabulosos
Rosa Gómez Aquino

No hay comentarios:

Publicar un comentario