viernes, 15 de enero de 2016

VELAS NARANJA, Entusiasmo

Encender una vela siempre es el paso siguiente a la intención,
 el deseo o el pedido. En el caso de las velas naranja, ellas nos ayudarán 
a despejar la confusión y a darle un cauce eficaz al entusiasmo.

A veces tenemos un potencial que no hemos utilizado, armamos
proyectos y las ideas nos alborotan, entonces ese entusiasmo que
no se plasma en hechos se convierte en un castillo en el aire.

Entonces este patrón de conducta se repite a lo largo de la vida
y cuesta mucho desactivarlo, pero es posible hacerlo.


Una forma de empezar es encendiendo una VELA NARANJA

Ella nos dará con su color y su fuego un acceso a este
portal iniciando una búsqueda

CLARIDAD MENTAL
LUCIDEZ
CALMA

Si ya hemos emprendido el proyecto personal y queremos
fortalecerlo, también utilizaremos una vela naranja.
Estimulan favorablemente el sistema nervioso, alejan
el stress y la duda y promueven la generosidad.

Una vela naranja nos ayuda a enfrentar enfermedades
del corazón y de las articulaciones, potenciando los
canales energéticos. El planeta asociado es el SOL.


Antes de encender una vela dispondremos de un 
lugar seguro, utilizando fósforo (no encendedor) y no
debemos interrumpir este fuego, dependiendo de la calidad
y el grosor de las velas, tendremos en cuenta este detalle.
La vela debe consumirse naturalmente.

Se puede potenciar su efecto colocando cerca de su luz
algo dorado o de oro, la flor que acompaña puede ser del
tipo margarita o manzanilla y el mejor insienso será un
Citrus, Rosa o Sándalo. 

Conviene encenderlas un día MIERCOLES eligiendo
horarios según los múltiplos de 3. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario