viernes, 29 de enero de 2016

KEFIR = BENDICION

El Kefir es un alimento bebible que se produce a partir de la 
fermentación de cierto grupo de hongos y bacterias que provienen de 
la zona del Cáucaso. Los secretos de su preparación se han difundido 
durante el siglo XX y aunque hoy llega hasta nuestros días como una
 bebida de sabor similar a la sidra de manzana sus propiedades 
curativas son  muy variadas. Día a día se registran testimonios  
 de curas milagrosas, sobre todo en casos de cáncer.


Los nódulos de Kefir han recorrido el mundo siendo una
verdadera bendición y aliviando o curando muchas dolencias como

Artritis, gota, diabetes, cáncer, herpes, obesidad,
cálculos renales, infecciones, anemia, gastritis, úlceras,
dolores articulares, reuma, enfermedades neurodegenerativas,
depresión, pánico, alergias, asmas, dismenorreas,
leucemias, tumores, infecciones, hepatitis, etc. etc.

¿ COMO SE PREPARA ?

Hay que tener en cuenta que los nódulos de kefir pueden
fermentar en leche o en agua. Si la fermentación se hace
en agua también hay que saber que según el tiempo de
la misma el efecto varía

En 24 hs. actúa como Laxante
En 48 hs. tiene efecto Neutro
En 76 horas actúa como Astringente


Como sus beneficios son múltiples y comprobados estas
recetas han surcado el mundo. Por otra parte los nódulos
al hidratarse se reproducen como se ve en la foto quedando
algunos de ellos en el fondo del recipiente y otros flotando.

Como se hiciera antaño lo que flota se regala y así
se genera una cadena solidaria similar a la de la coleoterapia.

Modo de preparación

Una cucharadita de nódulos de kefir

3 cucharadas de azucar sin refinar
o
Miel de buena calidad

Agua filtrada en lo posible sin cloro

Medio limón

Frutas secas que pueden ser higos, pasas de uva
o ciruela o melocotones o manzana.

Se colocan en un frasco de vidrio los nódulos, se cubren
de la cantidad de agua que se utilizará, en ella se vierte
el azúcar o la miel según el gusto de cada uno.
Este ingrediente es esencial ya que el hongo se alimenta
del azúcar, también se añaden las frutas secas y se
mezcla suavemente con cuchara de madera, nunca de
metal porque se afecta la calidad de la bebida.

Hay que dejar que esta mezcla repose en lugar oscuro
y aireado cubriéndolo con una tela. El resultado de esta
preparación es una bebida de sabor agridulce similar
a la sidra. Se debe filtrar y apartar los nódulos para
la próxima preparación.

Según la necesidad se pueden consumir uno o dos
vasitos diarios y en el curso de algunas enfermedades 
graves se pueden tomar de 1 a 2 litros diarios.
Rico en triptofanos, vitamina C, vitaminas del complejo B
el kefir es un excelente probiótico que restaura la flora intestinal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario