miércoles, 5 de octubre de 2016

UNA DOSIS DE SCHOPENAHUER

De este filósofo alemán se dice que era cultor del pesimismo, 
pero esto sería decir una verdad parcial, ya que el hombre pese
a ser un recalcitrante misógino por su pésima relación con la madre
dejó una huella valiosa con su filosofía. Perdonado Arthur. 
Si es cierto que los ojos o la cara espejan el alma, qué
se podría decir de Schopenahuer?. En principio que la ira
y la tristeza son diferentes manifestaciones de lo mismo
y de ambas se ve algo en ese rostro.



No por nada este hombre deja el mundo víctima de una 
grave pulmonía que es la expresión de máxima tristeza.

Algunos de sus pensamientos fueron que la vida es una suerte
de oscilación entre el dolor y el aburrimiento y que lo único que
la haría tolerable sería el hecho de compadecernos por las
desgracias ajenas (siempre y cuando superen a las nuestras)

Que no importaba demasiado cuántos bienes materiales se
pudieran acaparar en este vida si se carecía de alegría para
vivir. A este lo consideraba el mayor bien.


Que habría que renunciar al deseo para no caer en la miseria
de la infelicidad, ya que el deseo era la fuente misma de
todas nuestras desdichas.

O que la soledad es la suerte de los espíritus excelentes

O que las religiones necesitan al igual que las luciérnagas
oscuridad para brillar.

De todos estos pensamientos muy brevemente extraigo
una conclusión: es bueno una dosis de Schopenahuer
muy de vez en cuando y en su medida justa.

Que la vida sea dolor o aburrimiento también depende de 
la edad, ya que durante un período de gracia de unos
20 años más o menos empezaríamos a declinar, pero
también del sentido que le demos.

Por eso distingue entre los hombres (a las mujeres ni
nos tuvo en cuenta) vulgares y los sabios, los primeros
piensan en cómo pasar el tiempo y los segundos en
cómo aprovecharlo.

Como sea su obra es bastante áspera pero sincera,
muy cercana a los textos hindúes y budistas
y que revaloriza por encima de todos las virtudes
la compasión y la alegría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario