miércoles, 7 de octubre de 2015

LA MALDICION de NORMA

Es un nombre inventado de una señora real que tiene la 
CERTEZA de haber sido maldecida por su madre.

Y SI ES REAL, SE VIVE COMO TAL

Norma está a punto de romper con una 2da pareja, lo cierto
además de estar enfermo, es ludópata, toma y la trata mal.
Pero ella estaba ilusionada de que cambiara, porque sabe que
volverá a estar sola  como lo hizo durante los últimos 30 años. 

Me explica, porque ella siempre explica :

 - Era difícil en ese tiempo, para una mujer viuda 
"criada a la antigüa" volver a estar con otro hombre,  
dice triste. No sabe que la mayoría de las mujeres de su edad
piensan y sienten lo mismo, pero no hablan por VERGUENZA.


- Claro yo después de tantos años me quedé con él
- su actual pareja- pero tampoco resultó -

Llora, tiene siempre el llanto contenido y repite :

- Mamá tenía razón, ella me dijo ¡ Nunca vas a
ser feliz - de eso no me olvido, es una MALDICION !!!

Hay pocas maldiciones que sean tan temidas como las que echa 
la madre o la suegra, siempre que se trate de mujeres es peor.


Y aunque pasaron más de 60 años, NORMA lo cuenta
y lo recuerda con el mismo dolor de ayer. De echo lo revive.

CUANDO ALGO SE REVIVE CON INTENSIDAD ES
PORQUE TODAVIA DUELE MUCHO Y HAY QUE 
TRATAR DE ESFORZARSE Y SUPERARLO.
   
   Norma creció sintiendo que valía NADA 
porque su madre la dejó con agrias palabras y tuvo que 
resignarse a vivir con su padre que además la maltrató mucho.

Llega a su adultez con esta noción sobre el "Amor"

Y elige otro maltratador, incapaz de defenderse de él  
tampoco defenderá a los hijos que nacen de esa unión.

- Yo no creía en lo que me contaban del padre-, pero una
vecina me dijo que era cierto. Al poco tiempo el hombre
muere envuelto en ese halo de la muerte:  LA DUDA

La relación con los hijos pendula sobre el abuso del
padre que Norma permitió y su ausencia de la casa
por su trabajo. El padre será perdonado, Norma no.

Pero es increíble cómo se niega el tiempo para 
preguntar. Cuántas veces mira el reloj, tiene miedo
que este otro hombre se enoje, ella alimentó a otro 
monstruo, pero no puede admitirlo. EL CAMBIO, 
antes no era así. Y vuelve la vieja herida:

Norma sigue pensando que fue la madre la que inició
esta rueda de sucesos. Fue su maldición, no puede ver
las cosas de otra manera. Sería infinitamente doloroso.


Y son elecciones muy personales.

 Como terapeutas podemos guiarlos en la dirección correcta.
Le hacemos desatar ese nudo ¿ pero ella quiere ?

¿Si la madre no fue la culpable del desastre ? ¿Quién?

Y es ahí cuando empieza el terreno de la CULPA.
Y a veces parece que el tiempo apremia, más para
alguien que pasó la vida sin expresar lo que sentía.

Norma tiene 76 años, tiene que tener mucho amor para
ver las cosas de otra manera. Ella no sabe que si lo hace
sufriría - igual, más o menos que ahora- pero liberaría
a su próxima generación del sometimiento.

Tal vez recuperaría la relación con sus hijos 
y se liberaría de esa MALDICION, 
ACASO LA PEOR DE TODAS

la del MIEDO al ABANDONO.


Es ese el miedo que la hizo tolerar.
Es ese el miedo que siente cada vez que pide ayuda.
El mismo que la hace tolerar un tipo que la insulta.


 Hay tantísimas historias en las que conozco a gente valiosa, 
buena, pero presa de tabúes, limitaciones, creencias y 
maldiciones que la hacen "PADECER" y no VIVIR.

VIVIR es tomar riesgos y saber decir NO cuando
es necesario, más allá de las consecuencias, pero
eso requiere todo un trabajo de reconstruirse.

O la voluntad de aceptar otras opciones


No hay comentarios:

Publicar un comentario