miércoles, 7 de octubre de 2015

EL MITO MAS VIVIDO

Supongamos que un grupo de esclavos vivió durante generaciones
bajo la tierra, encadenados de forma tal que estaban forzada a 
mirar sólo las sombras que se proyectaban en la pared.

Esas sombras eran objetos grandes con formas humanas y
animales que trasladaban otros hombres desde otro lugar de la 
caverna y se proyectaban en la pared con la luz del fuego.

¿ Le pondrían los esclavos nombres a las sombras ?

Estos hombres repetían su rutina cada día, deteniéndose
a hablar, con lo cual esas sombras además parecían cobrar
vida y sonido. Quienes las veían ondularse, moverse o hablar creían
que ellas eran REALES. Esa es la percepción más común:

LO VI CON MIS PROPIOS OJOS !!

 Además todos ven y escuchan lo mismo, desde 
siempre así se ha contado la historia de una
generación a otra.

En penumbras, encadenados subsisten porque deben ser
alimentados, por alguna razón. Pero uno de ellos logra
zafarse de la cadena y siguiendo la luz huye de la caverna


Descubre otro mundo. Un mundo habitado por otros
seres distintos a él, pero sus ojos no están habituados
a la luz del Sol. Entonces huye y sólo puede ver su reflejo en 
el agua y andar durante la noche. Sorteando peligros, descubrió
 árboles, suelos, cielos y vidas en formas inimaginables. 
Arriesgándose a todo, sintiendo la dualidad del ese miedo
que nos da la LIBERTAD. 

Tanto color y tanta vida hasta entonces había sido un 
relato prohibido, un mito que alguien dijo una vez

Mitos, sólo mitos, pero el hombre volvió y contó
lo que había visto, algunos no creyeron, otros enojaron, 

( Imagínense viviendo una vida ficticia, encadenados
creyendo en las sombras, sin saber que tan cerca existía 
otra vida en libertad y en un mundo tan hermoso y real)

El hombre que vino a contarnos otra versión de las
cosas, no debe haber tenido un final feliz.

Tampoco quienes escucharon su VERSION,
de hecho que ahora además de ser esclavos
están muy confundidos y hay discusiones.


¿ Deberá morir el Hombre ? 

¿Tendrá que ser asesinado para que la caverna
se pacifique ? Cristo, Orfeo, Sócrates o Prometeo 
así podría haber sido el nombre del héroe, 
entendiendo hombre como género humano.


Mientras tanto una y otra vez se repetirá la historia

Cada tantos años surge alguien que toma una antorcha
y sale a explorar, compartiendo su aventura y tomando
los riesgos. Pocos, muy pocos podrán seguirlo, la 
mayoría lo repudiará, no querran verlo, querrán no
haberlo oído jamás, tramarán una conspiración para 
que parezca un accidente. Tal vez el accidente concilie
a esclavos con utileros por única vez, todo sea para
que la caverna continúe siendo ese lugar en donde nada
debe discutirse ni cuestionarse. Donde el mundo será 
bipolar y dicotómico.

De un lado, los esclavos, del otro los titiriteros. 

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario