jueves, 8 de septiembre de 2016

CRUENTOS, Sol, Luna y Talía II

Digo Cruento y no Cuento porque la otra historia está muy lejos de 
ser poética y me surgen varias preguntas con respecto a esto.
Si hay una intención deliberada de quitarle el sueño a las niñas,
en caso de haber sido narrados o si se trata de un cuento con
connotaciones esotéricas que habría que desmenuzar.
Esta tarea quedará para el entusiasta de lo oculto, me resta
preguntarme acerca del grado de veracidad de la historia,
que es francamente horrorosa y es obra de un autor 
napolitano Giambattista Basile quien recopiló varios 
cuentos y relatos en versiones más heavy en su 
Pentamerón entre 1634 y 1636 aproximadamente.



Esta empieza así.....Once upon a time, había una princesa
o la hija de un noble llamada Talía que por predicción de
los astrólogos que corría el riesgo de morir al contacto con 
una planta que a menudo venía entremezclado con la lana, 
posiblemente haya sido cáñamo.

En vano el padre manda a quemar husos y ruecas y le
prohibe a Talía hilar, pero a la edad de 16 años ella
accidentalmente toma el huso y una astilla de esta u otra
planta la hiere en un dedo. Nada pudieron hacer los médicos
ni los brujos de la corte para despertarla del sueño o del 
coma en el que queda la princesa. Su padre siendo incapaz
de darle enterramiento, la deja sobre su cama al cuidado
de algunas hadas, ya que despertará en 100 años.

Con profundo dolor decide cerrar el palacio y así transcurre 
lentamente el tiempo.


No es un apuesto príncipe el que descubre aquel castillo
abandonado, sino un viejo rey depravado que andaba
cazando por el lugar con su halcón.
Una vez en el interior del aposento y sin poder contenerse
viola a la joven y sin más vuelve a su palacio en el que vivía 
con su mujer. Algunos meses después vuelve por más, pero
para su sorpresa la joven Talía estaba despierta y había
dado a luz a dos gemelos a los que el rey llama respectivamente
Sol y Luna. Según el cuento uno de ellos al intentar alimentarse
succiona el dedo de la princesa liberándola del veneno y despierta.

De manera que la pobre chica despierta 100 años después 
sin familiar alguno, abandonada a la suerte de un violador
y con dos hijos. Pero la historia recién empieza cuando el
rey decide llevarla a ella y a los niños con él al palacio.
Por dos años viven relativamente a salvo de los celos
de la reina quien no tenía hijos propios.

Pero cuando comprueba que esos hijos eran los de su
esposo le ordena al cocinero que prepare con ellos un
delicioso plato con la intención de darle de comer al
rey de su propia carne, así se lo dice en plena cena. 
Con lo cual se desata una amarga discusión, pero la
reina no conforme con haber matado a los gemelos
va por Talía y la manda a quemar a la hoguera
acusándola de haber hechizado al "pobre rey".


Por increíble que parezca el cuento tiene el final feliz
Cuando la pobre Talía estaba a punto de ser devorada
por las llamas, el rey la salva tirando en su lugar a su
mujer la reina. La suerte del cocinero (quien había sido
condenado a la muerte también) cambia, cuando le 
revela al rey que sus hijos estaban a salvo y que en su
lugar había cocinado pequeños corderos.

Y finalmente el rey desposa a la infeliz Talía y vivieron
....no se como en el Pentamerón, obra de G. Basile.

Historia de horrores poco conocida cuya intención se
desconoce. ¿Habrá habido algo de cierto en esta historia?
Muchos prefieren las versiones de Perrault y de los Grimm
obviamente, pero insisto en el peligro de desconocer
cuán hondo puede calar un cuento en una mente infantil.

Conozco muchas mujeres de distintas edades que han
esperado infructuosamente a un príncipe rescatista.
Tal vez sería bueno cada tanto descubrir el velo de las
historias "moralizantes" y empezar a relatar nuevos
cuentos, sobre todo para las niñas. 

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario