viernes, 1 de julio de 2016

Münchhausen Syndrome by power

O Síndrome de Munchhausen por poderes, sobre el que lamentablemente
 hay poca literatura, porque resulta muy difícil establecer un 
diagnóstico. ¿ Porqué ? porque desde lo meramente humano
provoca una especie de espanto y las evidencias son pocas.

Esta denominación surge en recuerdo a un Varón alemán del
siglo XVII de apellido Munchhausen cuyos relatos eran 
grandilocuentes o inverosímiles, pero aún así divertidos. 
Entre sus hazañas contaba haber llegado hasta la luna o viajar 
montado en la bala de un cañón, como sea el relato de sus aventuras
 (y tal vez la inocencia de sus contemporáneos) 
inspiró al Dr. Richard Asher para referirse a este síndrome 

¿ En qué consiste ?

En que el adulto cuidador tanto de bebés, niños o personas
adultas y mayores que padecen enfermedades invalidantes,
 infligen y provocan dolor, sufrimiento sometiendo a sus víctimas
enfermándoles, pudiendo en algunos casos causar su muerte.

Lo que provoca espanto es que la mayoría de los casos
documentados identifican a la madre como perpetradora
y que estas madres tienen un perfil psicológico particular.

Son devotas, abnegadas y escrupulosas en el cuidado
de su víctima. Llama la atención el detalle minucioso de todos
los síntomas (que no coinciden a veces con ningún cuadro)
expresándose hasta el mínimo detalle y hasta con cierto fervor.

En efecto, el bebé o la niña puede estar en agonía pero la
madre relata con entusiasmo y con una emoción que no es 
coherente con lo dramático de la situación, todos los síntomas
buscando atención de parte de médicos, enfermeras,
trabajadores de salud y otras madres.


Para el Pediatra o el Psicólogo entrenado habrá detalles
que no coinciden, pero la habilidad de la madre es grande
y cuando se siente amenazada cambia de centro o de
profesional, por eso es tan difícil de diagnosticar,
también porque es tan aberrante y difícil de entender.

Otra de las características es que el bebé, el niño o el adulto
mayor mejora en ausencia de esta madre o cuidador, pero
agrava sus síntomas cuando ella aparece en escena.

Pueden producir envenenamiento, quemaduras, sofocación
fracturas, golpes o cualquier lesión con tal de volver 
al centro hospitalario y recibir atención médica.

Estos monstruos no se muestran como tal, muy por el
contrario son histriónicos y manipuladores, también tienen
conocimiento de la última literatura médica y de la supuesta
enfermedad que padecen sus víctimas.
De más está decir que se trata de personas muy enfermas
de rasgos psicopáticos que buscan de esta manera acaparar 
atención, reconocimiento y condescendencia que no
dudarán en llevar este objetivo hasta las últimas 
consecuencias, por eso diagnosticar un SMPP requiere de
un trabajo en conjunto entre profesionales de la salud
y de la justicia, como en otros casos de abuso y maltrato
la víctima callará su padecimiento o no podeá hablar.
Por eso hay que intervenir y separar a la víctima de
la agresora de inmediato. 


SIGNOS A TENER EN CUENTA

Hospitalizaciones frecuentes
 Accidentes, traumatismos, lesiones y quemaduras frecuentes.
Sobreactuación de la madre o cuidador en cuanto al relato
y la forma en que lo hace.
Mejoría de la víctima en ausencia de la madre o cuidador.
Cambio de profesionales (que pueden detectar el diagnóstico)
centros, clínicas sin argumento sólido.
Enfermedades recurrentes que no remiten al tratamiento.
Muerte de otros niños en la familia.
El relato es minucioso y no acepta contradicción
ni interrupciones.
Contradicciones, omisiones o exageración de
algunos aspectos del relato.


Y sobre todo

ESCUCHAR AL PACIENTE, en una fase temprana puede
ser que con mucha suerte el niño o la niña hable o se
comporte con hostilidad y desconfianza frente al personal 
médico, pero cualquier profesional entrenado al menos hará
una evaluación psicológica de exploración.

Desgraciadamente en estos casos la víctima termina
sobreadaptándose a esta situación de violencia en la que
la madre lo ha aislado de cualquier testigo incómodo y
concluye que de esto se trata la relación materno filial.
Lo más dificil de comprender para la víctima es primero
que su agresor sea su madre y que en la misma conviva
verdugo y salvador alternadamente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario