viernes, 11 de diciembre de 2015

TURQUESA, GEMA DE DICIEMBRE

Fue llamada piedra de los turcos porque se creeía que eran 
originarias de Turquía, pero en realidad las mejores turquesas 
provenían de Egipto, Tibet y otros países de la Antigua Mesopotamia.
De tonos azulados, verdosos con un tinte amarillento la turquesa
parece fusionar las energías del Cielo y del Mar.

 Por esa y otras razones durante siglos estuvo reservada a
ritos y ofrendas funerarias, así perduran en piezas como estas

Dotadas de una vibración sobrenatural, la turquesa parece
conectarnos con dos planos diferentes, el que conocemos y
otros mas sutiles. 

Es una de las gemas asociadas a San Jorge
en el aspecto de Caballero Celeste.

BENEFICIOS PARA LA SALUD

Al igual que el lapizlázuli, la turquesa expande la
habilidad para hablar en público, ya que activa el chakra
de la garganta, facilitando la expresión y disipando dudas.

Aleja miedos y evita el ataque de pánico. Cuando estamos por
emprender un negocio, un estudio o cualquier cosa nueva
podemos recurrir al poder de la Turquesa. Ella nos dará
la serenidad necesaria para empezar lo que sea.

Fortalece la autoestima, activa la tiroides y ayuda a reparar 
el tejido óseo y muscular. Alivia tensiones musculares y calambres..
Mejora el funcionamiento de la glándula pituitaria,
serena al corazón y ayuda a combatir el insomnio.

Es un PODEROSO TALISMAN cuando es regalado por
alguien que nos desea el bien, en un tiempo se creía
que cambiaba de color frente a una infidelidad y
que confundía a los mentirosos.

Los nativos americanos adornaban las crines de sus caballos
con turquesa porque se creía que alejaba calamidades y 
asedios asegurando una tranquila vuelta a casa.

Es una de las gemas que ayuda a limpiar la 
contaminación electromagnética.

No hay comentarios:

Publicar un comentario