sábado, 5 de diciembre de 2015

CERCA del TRONO REAL

Cerca del trono real estaba un australiano un poco raro, su nombre
 fue LIONEL LOGUE, un pionero en el campo de la psicología,
aunque en ese tiempo la corte del rey Jorge VI del Reino Unido lo
miraba como se mira a un curandero, un poco loco, un "chanta"
 pero eficaz y abocado a su difícil tarea. 
Y es que el rey (forzado a tomar el lugar de su hermano mayor)
padecía de DISFEMIA. Desde muy pequeño había sido tímido 
lloraba con frecuencia, blanco de burlas e insultos por
ser zurdo tartamudeaba al hablar. Dar un discurso era según sus
palabras un verdadero INFIERNO, pero no tenía opción,
al morir su padre su hermano mayor reinó 325 días
hasta que abdicó, entonces él siguió en la línea sucesoria.


En esos tiempos una cuarta parte del mundo estaba
bajo el imperio de la corona real y en el contexto dramático de una
II Guerra Mundial a punto de estallar, el Reino Unido necesitaba
de un líder, un orador, UN REY con voz. Contemporáneo de oradores
de la talla de Mussolini, Perón, Eva Duarte, Hitler, Franco y otros
el Rey Jorge VI debió sentir un apremio enorme e inimaginable.
Sus discursos se transmitían por radio a millones de personas
en todo el mundo y él lo sabía, muchos de ellos fueron
editados debido a su tartamudez y sus largas pausas.

Hablar frente al micrófono le aterraba, pero los textos eran 
cuidadosamente redactados para facilitarle la lectura, LIONEL
LOGUE, eliminaba palabras difíciles de pronunciar y marcaba
cada pausa para que el monarca tome aire y se relaje.



El hombre tenía TODO lo que algún plebeyo soñaría pero 
la historia íntima era bien distinta, así quedó plasmada
en la película EL DISCURSO DEL REY con las geniales actuaciones
de Colin Firth y Geoffrey Rush como Logue.

Se puede especular con una infancia robada, traumas profundos
un padre autoritario y una vida emocional herida, pero 
en ese tiempo la psicología estaba en ciernes y
LIONEL LOGUE - un australiano  audaz y sensible -
supo entender a sus contemporáneos, porque el hombre se instaló 
en 1924 en Londres junto a su esposa y 
3 hijos y se lanzó a la aventura de hacer aquello que sabía

AYUDAR A LA GENTE A SUPERAR SUS TRAUMAS.


Tenía poco dinero, pero talento y muchas agallas.
Muchos veteranos de la IGM sufrieron traumas, amnesias,
o lo que Freud llamó Psicosis de guerra, otros apenas podían
articular palabra, entonces Logue supo cómo ayudarlos en su
difícil recuperación. Su formación de actor y sus estudios de 
locución y oratoria fueron herramientas escenciales en su práctica.

Combinando ejercicios de relajación con trabalenguas y
apelando a su sentido del humor, tuvo éxito en donde otros
habían fracasado. Logue atendió a gente de todo pelo y subvencionó 
a quienes no podían pagar con los honorarios de quienes si podían
hacerlo. Fue un hombre generoso y empático, muchos ex pacientes
todavía recuerdan sus métodos "locos" para esa sociedad llena
de rigideces y tan renuente a aceptar el factor emocional en su
real dimensión. LOGUE siempre fue cálido con sus pacientes.


 Según los biógrafos Jorge VI pidió que lo ubiquen al momento 
de la coronación frente a sus ojos, de esa manera tomó el coraje 
necesario para hallar su VOZ y reinar en ese contexto tan difícil.



La amistad que surge entre estos dos hombres de
mundos tan distintos perduró hasta la muerte del
rey en 1952 a causa de un cáncer de pulmón y stress.

Logue muere apenas un año después dejando un legado
como fundador de la Escuela de Logopedas y terapeutas
del habla, pero también deja un halo de luz en la oscuridad.


Lo más valioso para mi de esta historia es saber que no 
importa cómo se vean las cosas en una foto, las experiencias
humanas suelen ser muy diferentes, cuando nos sentamos
a escucharlas en profundidad.

No importan linajes, riquezas ni poder cuando el miedo es
tan profundo que te quita el habla y el deseo de vivir.  
También es importante resaltar que cuestiones tan humanas
deben ser tratadas así, con respeto y firmeza, con humor e
indulgencia, muchas veces improvisando o tanteando en
la sombra de uno mismo para sacar lo mejor.

Cerca del trono real hubo un hombre que se llamó
Lionel George Logue


¿ Cómo hubiese sido esta historia sin él ?

No hay comentarios:

Publicar un comentario